lunes, 31 de agosto de 2015

UTMB-TDS 2015 Pasión por las carreras en la montaña

Un treking más que una carrera. Mi TDS

Colmenar Viejo, 31 de agosto de 2015

Este año ha sido aciago en cuanto a las lesiones. Planificar la temporada de un corredor popular con tanto tiempo (carreras clasificatorias, limitación de dorsales, deseos de participar en las pruebas míticas) hace que las consecuencias de la ansiedad con que abordamos nuestra pasión nos lleve a situaciones como las acontecidas en 2015. Su punto culminante ha sido la retirada en UTMB-TDS en la mitad de la carrera más por evitar la agravación de la lesión, y una posible situación compleja para la organización, que por deseos propios.

Ascendiendo a Col des Chavannes y el Mont-Blanc al fondo
Al menos he disfrutado de nuestra pasión por unos lugares idílicos, en la pura alta montaña (y sin complejos conservacionistas exagerados y limitantes) y deseo compartir con vosotros esta experiencia con esta crónica.
Vaya por delante que los detalles de la carrera, como el reloj-GPS y mi motivación, se quedarán parados en el km 66,4 de carrera después de poco más de 17 horas de zapateo por esos bellos parajes de Italia y Francia y habiendo ya acumulando la parte más técnica del recorrido con casi 4.500 m+

La alta montaña y nuestro compromiso con los organizadores de estas masificadas pruebas requieren, al menos como yo lo veo, una fría decisión de cuándo salir de carrera. No es fácil tomar el camino correcto pero poner en peligro la integridad de uno, e incluso la de otros corredores, cuando las condiciones físicas no acompañan no forman parte de mi ética en la montaña.

He participado ya en unas cuantas carreras (tampoco soy de los expertos que han recorrido mucho mundo) y me he pronunciado en esta tribuna sobre los puntos positivos y a mejorar en diferentes carreras nacionales; pues bueno, UTMB, y todas sus carreras con diferentes distancias y complejidad técnica, es otro mundo que merece la pena conocer en alguna edición.

En la recogida de dorsales .. impecable organización.
Si tienes que ir a una carrera por montaña con la duda de si conseguirás terminar o no, participando en cualquiera de las competiciones organizadas por UTMB tienes la completa seguridad de estar arropado por una gran organización y sólo debes concentrarte en tu carrera y en disfrutar de la montaña.

Control y avituallamiento en Lac du Combal
En estos tiempos de negocio, donde cada uno desea obtener un beneficio directo sin pensar en que se detrae de otras partes, tener la sensación de haber pagado un precio razonable en una carrera según vas viendo el ingente despliegue de recursos (técnicos y humanos), la seguridad hacia los corredores y miles de detalles, es digno de reconocer. Ya van 2 ediciones en UTMB (CCC en 2012 y ésta de 2015 en TDS) y no ha cambiado un ápice mi reconocimiento de estar en "la carrera" por excelencia en la montaña.

Con ese pensamiento de si me encontraba con problemas durante la carrera estaba en una zona segura y dado que casi toda la inversión (billete de avión, transporte a Chamonix, alojamiento, derechos de la carrera) estaba ya realizada, decidí iniciar un viaje que me llevaría en mi peor estado desde hace mucho tiempo, física y mentalmente, y con dolores asegurados en algún momento de la carrera a esta edición de la carrera más larga (120 km) y con mayor desnivel acumulado (14.850 m.) de las realizadas hasta ahora pero ¿quién dijo que no había que intentarlo? .... y casi lo consigo.

Unas notas prevías sobre el viaje; sigo pensando que darse una paliza en coche hasta allí no merece la pena; con tiempo suficiente, un avión a Ginebra (no penséis mal pero de paso se puede hacer "turismo" ... es broma) no es muy caro; ya en Suiza, un transfer o un coche de alquiler ayudará a situarse en el valle de Chamonix-Mont Blanc y alojarte en cualquier de las pequeñas poblaciones que lo conforman.

Vista del macizo del Mont-Blanc (Aiguille du Midi) desde Argentière
Hay muchos corredores que van con tiempo suficiente para entrenar por la zona o simplemente realizar una visita complementaria de turismo; la verdad es que el valle lo merece; ah, eso sí, la zona es cara (remontes para los accesos a los lugares más turísticos, comida y bebida, alojamientos). No es mi caso que, por falta de tiempo y conocer ya muy bien la zona, me daré un viaje express.

En la crónica del UTMB-CCC (ver histórico de entradas) detallo algunos temas relacionados con el alojamiento; esta vez también me he alojado en Le Moulin por guardar un grato recuerdo de buen trato;eso si, sólo apto para montañeros (es un "refuge" o "gite") al pernoctar en camaretas compartidas ... con su lado bueno (económico) y mejorable (gestión del espacio)

Gite Le Moulin en Argentière
Otro detalle de la organización: puedes reservar desde donde salir en la prevía a la carrera y te asignan autobús desde diferentes puntos del valle hasta Chamonix y, desde allí, a Courmayeur lugar de partida del TDS.

En estos momentos de reflexión mis pensamientos son confusos sobre la posibilidad de volver allí ... no quiero comprometerme a nada (no obstante, recordar aquella frase de Groucho sobre "mis principios ... y cómo los puedo adaptar") pero, de volver, con toda probabilidad será ésta la carrera elegida.

TDS o Sur les Traces des Ducs de Savoie recorre la parte más meridional del macizo del Mont-Blanc; de hecho, cuando éste se aprecia en la primera parte de la carrera, la cumbre que se ve es el denominado Mont-Blanc de Courmayeur (4.748 m.) que es una cumbre aledaña a la principal y motivo de cierta polémica sobre si es cumbre italiana o francesa; en fin, montaña y patria de los ciudadanos del mundo que somos los corremontes.

El recorrido del TDS va de norte a sur, de este a oeste para finalizar, ya cerca de Chamonix, de sur a norte; siempre en sentido a las agujas del reloj. Esto hace que la primera parte del recorrido la luz te venga de espalda e ilumine todos los paisajes que te anteceden para, ya en el atardecer, te regale la belleza de una luna llena sobre el Mont Pourri (3.779 m.) sobre Bourg Saint-Maurice.

Mont Pourri desde Fort de la Platte (km 56)
Vayamos tramo a tramo con una breve descripción de los hechos más relevantes y alguna fotografía para amenizar la crónica.

1: Courmayeur-Col Checrouit: constante ascenso, excepto los primeros 300 m de salida de la ciudad, por una buena pista que accede a la estación de esquí de Checrouit-Val Veny. Recomendable tratar de apretar un poco en la salida para evitar tener que pasar a muchos corredores en esta larga subida. No son necesarios los bastones y la falta de experiencia de algunos corredores con este material dificulta el tránsito (tuve que explicar a un italiano, en perfecto idioma de señas, cómo usarlos ... la panzada a reír que me dí me ayudó en este tramo)

Hacia el Col Checrouit
2: Col Checrouit-Arête du Mont-Favre: aquí comenzaron los atascos y los nervios por tomar posición en algunas zonas donde confluían, por la estrechez del terreno, las 2 hileras de corredores; recoger agua en el avituallamiento previo no es necesario y ayuda a adelantar a bastantes corredores; ah, el paisaje de verdadero espectáculo con la primera vista sobre el macizo del Mont-Blanc en su vertiente italiana.

Mont-Blanc de Courmayeur
Después de un ligero descenso para recuperar algo del resuello, comienza una larga travesía hacia la Arête para, una vez allí, comenzar el deseado descenso al Lac Combal. Vuelta a los atascos por la inadecuada posición de muchos corredores que salen muy fuertes pero que en los grandes desniveles no mantienen una progresión acorde con su posición en esta parte de la carrera.

Arête du Mont-Favre
3: Arête du Mont-Favre-Lac Combal: en realidad no hay control en la arista pero sí la sensación de dejar de penar en subidas y poder trotar hacia Lac Combal; la última parte, como unos 3 km, por buena pista permite recuperar algo de tiempo de los "atascos" anteriores. Tranquilidad que quedan muchas subidas y hay que reservar energías.

llegando al control de Lac Combal
El control de Lac Combal, muy bien surtido, es imprescindible para recuperar líquido y comer algo sólido (embutido y queso fue mi elección); apenas paré para recuperar las vituallas y salí tranquilo deleitándome del paisaje, la charla con el amigo Felipe "treparriscos" y la comida camino al Col de Chavannes. Desde aquí vamos a estar cerca de 20 km sin avituallamientos (hay líquido de emergencia en Col des Chavannes y una fuente antes de Alpetta) y, por tanto, hay que llevarse cuanto más líquido mejor.

4: Lac Combal-Col des Chavannes: vamos a por la segunda gran subida de la jornada, algo más larga y vuelta a los atascos aunque algo más llevaderos (hasta se agradecen en algún momento); seguimos deleitándonos con la mirada puesta en estos bellos parajes.

hacia Col Chavannes desde control de Lac Combal
Es momento de departir con algunos corremontes catalanes y nuestras experiencias en Cavals o Ultra-Pirineu de ediciones anteriores.

Llegando a Col Chavannes
La última parte en algo de exposición pero siempre por buen terreno muy marcado por el paso de la travesía integral del Mont-Blanc. Algunos sustos de piedras que se mueven y que hacen prestar atención a las zonas superiores para evitar algún percance.

Col des Chavannes (2.603 m)
Estamos en el "techo" del TDS y llega el momento de disfrutar del largo descenso hacia Alpetta antes de acometer la subida al paso fronterizo del Petit Saint-Bernard. Imprescindible recuperar algo de líquido en el "avituallamiento de seguridad" que monta la organización. Son cubos de una estructura metálica y metacrilato que desplazan en helicóptero a puntos clave del recorrido ... prueba de mis comentarios en la primera parte de la crónica sobre la asistencia a los corredores.

5: Col des Chavannes-Col du Petit Saint-Bernard: aquí empezó mi calvario; lo que se prometía como una larga y rápida marcha hacia el fondo del valle, y su paso por Alpetta, se convirtió en un largo paseo. Comienzo el descenso con suave trote por buen camino y poco a poco voy cogiendo ritmo. De pronto parece que me entra algo de flato y aplico la terapia para estos casos .... parece que mejora y vuelvo a coger ritmo ... vuelven las molestias y ahora ya descubro que esa zona izquierda está muy cercana a la zona pélvica que tantos problemas me genera. En fin, sólo marco un buen ritmo de descenso pero el paso de muchos corredores (calculo que cerca de 300) que pueden ir más rápido que yo me hace ir pensando en una cercana retirada por sobrepasar el límite horario.

Largo descenso hacia Alpetta desde Col des Chavannes
Tengo en el móvil los perfiles de la carrera (es material obligatorio y llevar como fotografías los perfiles de los tramos ayudan a conocer los detalles relevantes de cada parte) pero no deseo conocer cómo voy; mientras haya corredores por detrás sé que voy en tiempo.

Último tramo cerca de Alpetta
Antes de donde tomé esta fotografía, se encuentra un cobertizo de ganado con un pilón donde se puede recoger agua del grifo que lo suministra. Aprovecharlo.

Alpetta
El fondo del lecho del río, en Alpetta, parece una huerta; la organización preparó una "palanca" con maderos para el paso de los corredores.

Entramos en un bosque que vuelve a llevarnos hacia la otra subida, esta vez corta, con otro descenso  antes del paso fronterizo del Petit Saint-Bernard hacia el Lac Verney y una fuerte subida marcada entre arbustos de alguna variedad de rododendro.

pequeño descenso antes de Lac Verney
Lac Verney y al fondo, a la izquierda, acceso al Petit Saint-Bernard
Otro buen avituallamiento para descansar es el del paso del Petit Saint-Bernard; aquí la alegría fue que sólo llevaba 15' de más sobre el cálculo de paso que me había marcado para ir con cierto margen sobre los límites horarios de corte; esto me dio fuerzas para continuar .... andando porque de correr, o al menos trotar, nada de nada. Los ritmos los ponía en los ascensos donde recuperaba parte de los márgenes de tiempo que perdía en los lentos descensos.

6: Col du Petit Saint-Bernard-Burg Saint-Maurice: otro largo recorrido sin prácticamente líquido (olvidaros de que pasaréis por las poblaciones de Saint-Germain y Seez y que existirán avituallamientos oficiales) así que aprovechar cualquier fuente que encontréis.

no hay fronteras para los trotamontes
Una buena pista gestiona el largo descenso hacia el control; otra prueba más del control en carrera es el siguiente detalle. Muchas pruebas advierten de controles sorpresa ... pues aquí me encontré a un control de paso que ascendían desde Burg hacia el Col pasando el chip del dorsal ... por aquello de los "listillos" que podrían coger el coche en el Col.

Camino de Burg Saint-Maurice; al fondo el Mont Pourri
Aquí el Sol aprieta y el calor sofocante no ayuda a la marcha lenta que llevo pero mi concentración en la carrera me hace continuar en la marcha.

Ya cerca de Saint-Germain entramos en un bosque que alivia la marcha solariega que me realizado desde el collado fronterizo. Algo más abrupto el terreno pero que sigue permitiéndose la buena marcha ... para los que pueden trotar. Yo a lo mío ... la fotografía y el deleite del paisaje.

Molino de Saint-Germain
 Otro pequeño bosque une esta pequeña población de Saint-Germain con Séez, siempre en descenso.

paso por Séez
Desde Séez se enlaza con Bourg Saint-Maurice cerca de la estación de electricidad que hemos visto desde lo alto del puerto y una zona de recreo cercana a la ciudad donde se encuentra el avituallamiento con zonas de descanso. Aquí la parada para el descanso es clave porque viene el tramo más complicado de la carrera, al menos de lo que yo pude hacer ... la larga subida hasta el Col de la Forclaz y el paso por Passeur Pralognan

cercanías de Bourg Saint-Maurice ... algo sucio este paso
7: Bourg Saint-Maurice-Fort de la Platte: En la salida del control de Bourg vuelve el control de material (teléfono, chaqueta y frontales) lo que me parece una excelente idea (vuelvo a destacar la buena organización); sigo con 45' de más sobre el tiempo previsto pero sé que hay margen en estos tramos y lo mio, en esta carrera, son las subidas.

paso por Bourg Saint-Maurice después del control
... y comienza la larga subida hacia los fuertes; sí, digo bien, fuertes porque son 2 construcciones defensivas que jalonan la larga subida hacia el Col de la Forclaz y que domina todo el valle donde se asienta la población.

Y lo mio son las subidas; impongo un buen ritmo que hace que algunos corredores traten de seguirme; los "cadáveres" en este tramo son elevados; gente sentada en los márgenes del camino, corredores en sentido contrario a la carrera que han decidido abandonar ... en fin, mejor concentrarse en la marcha de cada uno.

La larga subida hacia los fuertes
En poco más de 5 km nos elevamos casi 1.150 m ... menudo KV a estas alturas de la prueba ... el tiempo que empleé, algo más de 2h25'


Llegando al primer fuerte ... queda otro
Veo al amigo Felipe que desciende ... no ha podido con la falta de fuerzas por tener el estómago cerrado ... lástima porque había puesto un fuerte deseo de terminar. Fuerza amigo.

De vez en cuando trato de pegar algunos acelerones ... la verdad es que voy muy bien, ¡ojalá todo fueran subidas!

la deseada segunda fortaleza ... sigue la subida
Avituallamiento líquido (sólo agua de una fuente) y posibilidad de abandono que algunos corredores aprovechan. La verdad es que desde aquí la única salida posible es en Cormet de Roselend y queda todo un mundo para los que estamos en estos momentos por esta parte de la carrera.

8: Fort de la Platte-Cormet de Roselend: último tramo de mi carrera y donde sufrí el mayor despiste sobre los detalles del perfil; me explico. Cuando pensé que la marcha por la buena y ancha pista me llevaría directamente al Passeur Pralognan, y la última parte técnica antes del descenso al deseado avituallamiento del Cormet, olvidé el paso previo que teníamos por el Col de la Forclaz; aviso: nunca hay que bajar la guardia sobre nuestra posición en carrera ... la fatiga gasta este tipo de malas jugadas y la desesperación por llegar al destino aumenta la sensación de cansancio.

Las últimas luces de la jornada me acompañan por estos constantes sube-baja de zonas de suaves colinas cercanas al Col de la Forclaz.

Col de la Forclaz
El reloj-GPS ha dejado de funcionar; lo programé con una intensidad de toma de posición que disminuye la duración de la batería y mi mala estrategia me ha impedido conocer exactamente la distancia que me separa del destino final de la etapa; no obstante, un cálculo rápido me permite estimar como unos 5 km de distancia con lo que el famoso paso de Pralognan debe quedar relativamente cerca ... y así es cuando creo entender a otros compañeros de marcha que allá al fondo, donde se trata de distinguir algunas siluetas en otro collado en el horizonte, se encuentra nuestro destino.

perfil donde se situa el Passage de Pralognan (por donde las nubes)
Ya entrada la obscuridad de la noche toca sacar el cortavientos y la frontal; casi mejor porque la zona comienza a complicarse y el cansancio hace mella en la marcha ... siguen los corredores quedándose en el camino para recuperar algo de fuerzas; una vista hacia la parte final de la carrera me permite observar que todavía hay muchos corredores y que no hay riesgos si algunos se detienen a descansar; la verdad es que da terror pensar en quedarse solo en esta zona tan inhóspita.

Al llegar la noche ya cerrada estoy en el famoso Passeur, y después de pasar el control, nos anuncian que quedan 4 km para el excelente avituallamiento de Roselend ... y comienza el último "baile".

Me hubiese gustado, y eran los cálculos que había establecido y que hubiese llegado con incluso mejor tiempo si hubiese podido haber trotado en varios tramos, pasar por la zona con luz suficiente para haber compartido con vosotros esa espectacular zona. Voy a tratar de describirlo.

Comienza el descenso con un destrepe donde comienzan las cuerdas fijas y con personas situadas en varios sitios clave que pueden prevenir, que no evitar, algún mal mayor. La comba que se origina en las cuerdas, por la distancia entre los anclajes, me hace estar precavido en su uso ... en algunos tramos es mejor la técnica de 3 puntos de apoyo .... veo sangre en una zona de rocas (no sé si ahí se produjo algún accidente pero ...) A buen ritmo, y sin perder la calma, sigo el descenso que con cuerdas fijas permite el destrepe de unos 50 m de desnivel, más o menos, y con constantes giros de derecha a izquierda.  ...La zona es expuesta y calculo que pueden ser, en algunos tramos, pasos de 2º en escalada. El problema no viene tanto de la complejidad técnica sino del cansancio acumulado en la jornada y la falta de experiencia de los corredores en tramos muy técnicos.

Cuando finaliza el tramo de cuerdas fijas el riesgo sigue presente porque la zona de pisada es muy inclinada y lisa, libre de piedras de apoyo y asentamiento del terreno, donde la suela de la zapatilla y el apoyo en los bastones ayudan a no perder fricción con el terreno ... aquí un resbalón te hace perder algo más que metros rápidamente.

Llegamos al fondo de un torrente y, nada más pasarlo, comienza una ancha pista que nos llevará a Roselend, una gran carpa con el avituallamiento, zonas de descanso, buenos alimentos y las bolsas del corredor para cambiarte de ropa y poder continuar en la segunda parte de la carrera.

He llegado a las 23:00 horas y tengo casi 1 hora hasta el cierre de control ... el voluntario que me lee el chip me anima a continuar pero un rápido análisis de "los daños" me hace tomar, creo, que la decisión menos arriesgada y más sensata ... la carrera ha terminado para mi.

La organización, y aquí debo de destacar que deben mejorar, pone a disposición de los corredores y acompañantes un autobús que nos llevará a Chamonix ... mezclar a corredores ya cansados, algunos con calambres y la mayoría con ganas de llegar a su destino, con acompañantes que desean ir a otro punto, no creo que fuese la mejor opción. Tardamos algo más de 3 horas en llegar a Chamonix.

Me quedo con lo positivo: parajes sin igual, carrera de 8 alto (casi perfecta), seguridad extrema, cuidado al corredor competente ... una carrera sin parangón ... la carrera.

¿Volveré? .... Iaw sha'a Allah ... el tiempo lo dirá ¿te apuntas? ya queda un día menos para la decisión.

Saludos,
José Antonio by Guadarrama Trail

3 comentarios:

  1. Papi! Animo!! El proximo año vamos uno mas😊

    ResponderEliminar
  2. Hagas lo q hagas, lo importante es q has sabido disfrutar esta experiencia y sacarle todo el lado positivo, felicidades! Preciosas fotos y muy buenas tus reflexiones

    ResponderEliminar
  3. Jose Antonio, ya sabes que lo importante es disfrutar, y lo que has vivido te lo llevas en la mochila para siempre. Un abrazo!

    ResponderEliminar