domingo, 19 de diciembre de 2010

Kilometro Vertical en Cambre d'Aze (Francia)

II Prueba de la temporada .... el kilómetro se quedó en 734 metros
Saint-Pierre dels Forcats (Estación de esquí Espacio Cambre d'Aze)

Después de la competición del día anterior en Pas de la Casa, el fin de semana internacional se completaba con esta competición en Francia. La distancia que separan ambas poblaciones permite disfrutar de un fin de semana intenso ... así lo prometía Rafa Domenech y así fue.


El Espacio Cambre d'Aze se sitúa cerca de la población de la región francesa de Laguedoc-Rosellón de Saint-Pierre dels Forcats (enlace de la wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Saint-Pierre-dels-Forcats ) y lo componen las estaciones de esquí de Eyne y donde se disputa la prueba, Saint-Pierre dels Forcats.

Después de desayunar en el hotel de forma muy frugal para lo que hubiese necesitado e informarnos del itinerario a seguir, Rafa, Jesús y yo iniciamos el trayecto que, en poco más de 1 hora, nos llevará hasta la estación de esquí. 
Jesús y Rafa
 La verificación de la inscripción, un té para apañar el estómago y esperar al resto del grupo (Pablo, Luis, Pili y Samuel) nos permite pasar el tiempo hasta el momento de la charla técnica.

La organización confirma que no va a participar ningún corredor con 110 años; a los múltiples fallos que la página web nos había provocado en las inscripciones se sumaba que en mis datos aparecía que había nacido en el ¡¡ AÑO 1900 !!. Problema subsanado y .... a ponerse el equipo y calentar.

¡¡ No está mal para tener 110 años !!

La estación tiene la nieve justa; fuera de la zona por donde transcurre la primera parte de la prueba, el verde de la foresta destaca. En la charla técnica nos han comentado que a partir de la cota 500 de la prueba, donde finalizarán las "criaturitas" (o sea, los junior), podemos optar por seguir con tablas o a pié.

A la hora prevista por la organización, 12:00 horas, y después de algunas subiditas para calentar y unas fotos para el recuerdo (no todos los días se puede uno hacer una foto con la campeona de la prueba femenina de Pas de la Casa 2010), se lanza la carrera.

Jesús, Pili y José Antonio (de derecha a izquierda)
Para este tipo de pruebas hay que ir con una mentalidad especial. El ritmo es intenso desde el primer momento y seguir a las "máquinas" es abonarse al fracaso. Sigo los consejos del amigo Rafa y esta vez dosifico las fuerzas y no salgo tan rápido .... da igual; hoy no tengo buenas sensaciones y perderé más tiempo del previsto con respecto al grupo de referencia (los Peñalaros)

Una excelente organización nos permite compartir el espacio de la estación con los esquiadores; en los cruces de pistas tenemos preferencia y limitan el acceso hasta que pasamos el pelotón del final.

Al trantran, y sin dejarme intimidar por el espacio que va aumentando respecto a la cabeza, se van consumiendo los metros en una sucesión de fuertes rampas con algunos descansos del 20% de desnivel (a ver si alguien se va a pensar que había planos del 0% de desnivel). El tiempo y los metros de desnivel van acumulándose y ya no se distingue al grupo delantero ... por detrás el amigo Jesús se ha empeñado en empatar la especial  (y sana) competición que tenemos entre nosotros (recordaréis que la prueba de Pas cayó en mi morral) y antes de llegar a la cota 400 de la prueba ya me ha alcanzado. 

No hay mucha distancia entre Jesús y yo pero la cercanía de la zona donde finaliza la prueba de los junior me hace "apretar" para reducir la distancia que ha acumulado .... El control nos indica que "sólo nos quedan 234 metros más" y Jesús se parte de risa (José, me dice Jesús, escuchaba tu respiración  y sabía que estabas sprintando porque se acercaba la meta, ja, ja, ja)

Los últimos metros transcurren en una zona estrecha, tipo pasillo, que ha descarnado el bosque para los pilotes del telesilla. La organización ha ido depositando nieve en zonas estratégicas para que los participantes podamos seguir progresando con las tablas; los últimos tramos, con demasiada inclinación, y helados nos hace ir perdiendo el equilibro (en realidad, las fuerzas ya no son suficientes para seguir progresando) y, después de la segunda caída, decido colocar las tablas en la mochila y hacer esquí-alpinsmo.

Al llegar a los 2.422 metros, después de 734 metros de desnivel positivo, la prueba se dió por finalizada. El tiempo final 1h 10' 04'', un abrazo con el amigo Jesús, unas fotos en la zona de meta .... el pesado del control solicitándome el dorsal (¡¡qué pesao!! para que lo querrá, con la ilusión que tengo en guardarlos todos) .. y a descender andando algo más de 250 metros hasta llegar a la nieve.




Ha sido un fin de semana fantástico con excelentes amigos, buenas conversaciones tanto en el viaje como en las sobremesas, buenas sensaciones en las pruebas para ser comienzo de temporada, bellos paisajes y grandes personas dejándose la piel en la preparación y gestión de este tipo de pruebas tan gratificantes para los aficionados a este deporte.


Saludos,
José Antonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario