domingo, 8 de mayo de 2011

Entrenando el MAM

.... Para ponerme en mi sitio
Cercedilla, 8 de mayo 2011

Varios cruces de correos electrónicos, búsqueda en la Web, análisis del recorrido .... hay que estudiar el MAM (Maratón Alpino Madrileño) para ver si hay posibilidades y hoy es el día.


Esta prueba, organizada por el Club Tierra Trágame, con algunos conocidos entre sus filas (Rafa, Pedro, Fede) es emblemática en la Sierra del Guadarrama y considerado, por algunos, como el maratón alpino más duro del mundo. Las cifras son para pensárselo: 42,5 km, 5.300 m. de desnivel acumulado, 2h 45' para el tramo Cercedilla-Pto. de Cotos, casi 1.100 m. de desnivel positivo en el primer tramo .....

Bueno, pues como uno ya empieza a ser bastante conservador en estas cosas, me propuse hacer un reconocimiento del terreno, aprovechar para probarme en el primer tramo (Cercedilla-Alto de Guarramillas) y, de paso, meter metros de entrenamiento para el GTP.


Llamo al asiduo de los entrenos, el finisher GTP Paco D. Briones, y me dice que dispone de poco tiempo para este domingo (no voy a desvelar las razones amigo Paco) y me toca hacer el entreno solo.

A las 10:00 ya estoy en el Polideportivo de Cercedilla para acometer el entreno. Me he descargado el track del recorrido y llevo una PDA con el Ozi por aquello de verificar el recorrido .... y ayudar a perderme.

El día, después de la tormenta de ayer, ha quedado bastante despejado y claro; por lo menos, no hay nubes a la vista aunque a lo largo de la mañana se formarán en toda la Cuerda Larga.

Vayamos a detallar el recorrido por si a alguien le viene bien. La salida se producirá en el Polideportivo y llegar hasta allí no tiene pérdida. Nada más salir se gira por la primera calle a la derecha (Camino de las Piedras Gordas) que facilita la salida del pueblo camino al depósito de agua.

Las primeras rampas ya se encuentran en la misma calle de salida del pueblo ... para que la gente se disperse y no forme tapones (ja, ja, ja). Nada más pasar el depósito, el camino se vuelve más suave y permite, a los trotones como yo, ponerse a cierta velocidad .... pero lo bueno acaba pronto.

Al llegar al regajo de agua que procede de la parte superior del puerto de Navacerrada, y que ahora está con un caudal propio de la temporada, viene la primera mojada de zapatillas. Como digo en el facebook, que de pequeño (cuando uno era joven, quiero decir) constantemente me estuvieran advirtiendo de "no me metas en los charcos con los zapatos" me debió de crear un trauma que espero haber superado gracias a las carreras por montaña.

Mira mamá ... con los zapatos en los charcos (ja, ja, ja)
Ahora más en serio ... la zona es preciosa. Merece la pena hacer estos caminos porque las vistas sobre Siete Picos son espectaculares.

Inicio del camino con Siete Picos al fondo

Nada más cruzar el regajo de agua, comienza otra fuerte subida que está muy deteriorada por la gran cantidad de agua de los últimos días. Pasada esta zona, el camino se deja llevar más cómodo y permite marcar un ritmo alto en la marcha.

Esta parte del recorrido, en senda, desemboca en un camino que es más frecuentado por ciclistas y paseantes de la zona. Antes de llegar a un fuerte cambio de sentido, la ruta del MAM toma un desvío a la izquierda volviendo a cruzar el regajo (los pies otra vez a hidratarse)

Esta zona también permite la marcha rápida y se acerca a una construcción que debió ser un albergue o refugio en la zona (tal vez la denominada Los Campamentos en la MAM donde hay un avituallamiento). Se vuelve a cruzar el regajo y el camino sigue ganando, lentamente en esta zona, metros de desnivel.

Ahora viene el paso clave que no he conseguido localizar en la subida y que me ha llevado a incluir casi 1 km. más a la prueba de hoy, con respecto al trazado del MAM.

Hay que tomar el desvío a la derecha menos marcado que el principal
Un cortafuegos, que parece continuidad de la senda por la que vamos, gira un poco a la izquierda y toma, en seguida, un rápido y fuerte ascenso ... error. Antes de llegar a esa zona, hay que tomar un desvío a la derecha que cruza un pequeño regajo de agua y que va acercándose a la carretera.

No puedo dar detalles de la subida porque al tomar el camino equivocado decido llegar hasta la vía férrea y ya, siguiendo los caminos de hierro, llegar hasta la estación del Puerto de Navacerrada.

Antes de entrar en la estación, se divisa la senda que debería haber cogido ... a la vuelta me sirve de referencia. Pasando la ermita de la Virgen de las Nieves, se toma la calle que pasa cerca del restaurante de Ochoa y ciertas edificaciones del puerto. Se toma una escalinata que sale de la misma calle y ascendemos por la pista de esquí que, seguramente, hace años que no se utiliza. Dejando las edificaciones del puerto a la derecha de la marcha, llegamos hasta el parking de alguno de los bares del puerto; ya sólo queda cruzar la carretera y encarar la subida al Alto de Guarramillas.

He consumido casi 1h 40' hasta ese punto (tal vez en carrera lo podría hacer en 1:30) y sólo dispondría de 1 h y 15' para subir hasta las Guarramillas y bajar al Puerto de Cotos .... ¡¡casi ná!!

Como buen "aguerrido peñalaro" me he propuesto llegar a las 2 horas de marcha y comienzo la subida por las pistas de esquí hacia el Alto de Guarramilas; a mitad de la subida, cuando he alcanzado la meta propuesta, me paro, como algo y decido comenzar el descenso.

Las cosas, una vez que conoces la zona, se ven mejor .... No hay duda que el camino por esa zona que no he podido ver en la subida, aunque con fuerte desnivel, es cómodo y fácil de seguir.

La zona se encuentra bastante embarrada por el agua que desciende de las cumbres y por las últimas lluvias; confío que el terreno se asiente para la carrera porque, en caso contrario, la prueba será mucho más dura.

Unas vistas al GPS (en realidad es un programa cargado en una Blackberry) me va indicando que voy acercándome al trazado que he tomado en la subida, lo que me indica, en algún momento de la bajada que debo ir tomando los desvíos hacia la derecha de la marcha.

La tranquilidad en la zona es maravillosa y un privilegio; sólo algunos corredores, seguramente entrenando el MAM, rompen los sonidos de la naturaleza: el agua, los pequeños animales corriendo por entre las hojas del suelo, tu corazón. Pero la vida no es perfecta y el camino se acerca a la carretera .... las dichosas máquinas de 2 ruedas, que últimamente sus conductores han considerado la Sierra como zona de carrera, infunden un maldito ruido infernal. Esperemos que alguien tome nota sobre este tipo de contaminación en una zona de especial protección de la naturaleza.

Varios cruces por los regajos de agua (ya no me preocupo mucho de evitar la sobre-hidratación de los pies) me ponen otra vez en el camino ya conocido y, ya casi siempre trotando, llego a Cercedilla.


¡¡Qué bonito ver correr el agua!!
Las sensaciones han sido muy positivas .... pero para dejar las cosas claras: seguir entrenando para la edición 2012 del MAM porque, lo que es este año, mejor será intentar el Cross del Telégrafo, el hermano pequeño del MAM. Habrá que estar atentos al proceso de de inscripciones y tratar de participar.


Los datos de la prueba que hoy he cogido son:

- distancia: 18,84 km
- tiempo (incluyendo paradas): 3:26:07
- desnivel positivo: 819 m. negativo: 795 m.

Saludos,
José Antonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario