domingo, 16 de septiembre de 2012

UTMB CCC 2012 - La prueba. Capitulo 2: la carrera

Finisher CCC 2012
Colmenar Viejo, 9 de septiembre de 2012

Los detalles previos ya están contados en el capítulo anterior; ahora quisiera concentrarme en la prueba y aquellos detalles que puedan servir a futuros participantes en la prueba más carismática de esta práctica deportiva, el trail running en larga distancia.

Son las 6 de la mañana cuando suena el despertador; en realidad, ya llevo unos minutos despierto ... no por los nervios previos sino porque he descansado bien y estoy deseando darme una buena ducha previa al desayuno.

¡¡ Finisher CCC 2012 !!
Ya la noche anterior hemos procedido a liquidar la cuenta en el albergue y hemos dejado preparado tanto la mochila de la prueba, la maleta (que se quedará en el coche hasta la hora de regresar a Ginebra) como la bolsa que nos llevaremos a Courmayeur y que nos servirá para después de la carrera (ducha, ropa limpia)

Es todo un protocolo ya muy depurado el que sigo antes de la carrera .... lo mejor para no agobiarse ... que ya hay tiempo más que de sobra para que suba el nivel de adrenalina en la zona de salida.

El desayuno, como comenté, no es nada especial (consejo: es mejor llevar algo de comida que estar lamentando que no te den lo que tú estás acostumbrado a desayunar el día de la carrera) y lo complemento con jamón de la tierra (que nada tiene que ver con el francés) y una pieza de fruta.

La noche anterior, en la sala de estar del albergue, hemos coincidido con Carlos, un chileno afincando en Suiza, que ha llegado tarde y, al quedarse sin plazas, tiene que dormir en el sofá; le invitamos a acompañarnos a Chamonix en nuestro coche para que pueda proceder a la recogida de dorsal. A las 7:15 nos ponemos en marcha.

Tenemos marcada la hora de salida de nuestro autobús a las 7:30; creemos que no pasará nada por estar unos minutos tarde ... así es. Aunque tenemos plaza de parking en Grepón, en Chamonix, por gentileza de la organización (hay que descargarse del portal del corredor un boleto con los datos y presentarlo en la caseta de entrada del parking antes de pagar), hemos encontrado un hueco en un parking libre cerca de donde aparcan los autobuses.

Nos aseguramos de dejar el coche bien cerrado .... y comienza la aventurilla. Ya llevamos todo puesto; conviene llevar algo de ropa de abrigo que luego, antes de entregar la bolsa del corredor, se podrá quedar junto con el resto de cosas.

¡¡Qué organización!! Tienen diferentes zonas para los horarios de los autobuses, separados los de corredores y acompañantes .... indicaciones suficientes para que no tengas necesidad de preguntar y, sobre todo, la amabilidad de los voluntarios coordinando el flujo de acceso al bus de forma rápida, lo que se agradece porque ya está lloviendo en Chamonix.

¡¡Hay que disfrutar!! Esto es el UTMB
En el autobús coincidimos con una pareja de corredores del sur (Granada y Málaga) que nos conocen por ser de la RSEA Peñalara (logos en la camiseta) y nos comentan que han participado este año en el TP80K del GTP. Uno de ellos ya tiene experiencia en el CCC y nos dice que ojala tengamos ocasión de poder disfrutar de los paisajes (lo que no puedo suceder finalmente) porque es todo un espectáculo.

Viaje, a través del túnel del Mont-Blanc, hacia Courmayeur, lugar de salida de nuestra prueba. Silencio en el autobús. Concentración. Ilusiones. Temores. Todo desborda en alegría cuando al salir del túnel .... vemos ¡¡rayos de Sol!! ..... no puede ser ..... esta visión es pasajera pero inunda de optimismo nuestros corazones apasionados por disfrutar del paisaje porque ...... nosotros, los que sólo vamos a terminar, tenemos que disfrutar del paisaje.

el único momento de luz durante toda la carrera
Pasamos cerca del lugar de la salida, en el centro de Courmayeur, pero la organización debe aparcar los autobuses a una cierta distancia, que nos viene fenomenal para ayudar a dispersar a los casi 60 corredores por cada uno de los vehículos.

Aprovechamos los primeros minutos para pasar por el servicio (síntoma de buena hidratación, básico para afrontar tan largo recorrido) y tomar una manzana que nos hemos traído. Nos dirigimos hacia la zona de partida de la carrera cuando quedan 25' para la salida del primer grupo, a las 10:00 horas.

salida del UTMB-CCC 2012 en Courmayeur
La música ambiente ayuda a subir el nivel de adrenalina ¡¡tó el pescao vendio!! ¡¡ya estamos aquí!! Todo un año de sacrificios .... un año de dolor físico, frío, calor, madrugones, sudor, lágrimas .....buscando tiempo (robando tiempo, en algunas ocasiones) de donde no había, cuando no apetecía.

El esfuerzo no es sólo mío; sin la ayuda de los míos (Lola, mis hijos, mis amigos, mi familia, mis compañeros de entreno y de carreras) esto no hubiese sido posible ¡¡A ellos se lo debo y por ellos correré y terminaré!!


En esta toma cortita en vídeo podéis ver esos momentos previos a la salida. De verdad, disfruté por todos vosotros. Gracias por haberme llevado hasta allí ..... Wish you were here

Toca buscar la zona de salida que corresponde a nuestro dorsal. Paco, con un número superior al mio, saldrá de los últimos .... no me importa; iremos juntos. Nuestra salida, después de escuchar 2 veces la cuentas-atrás, coreada por todos los presentes, se produce a las 10:20.

con Paco en la zona de salida y aguantando el chaparrón
¡¡Todo un espectáculo!! Los cencerros, los ánimos de la gente, los aplausos ¡¡andiamo, andiamo!! nos ponemos en marcha por las calles de Courmayeur y trotando, lo que nos hace entrar en calor en pocos minutos.

Esperamos a la salida del pueblo para despojarnos del equipo de tercera capa; nos ha venido muy bien para no quedarnos fríos y mojados pero la cuesta que se ve a la salida del pueblo hará que sudemos y mejor estar livianos de ropa.

Hemos estado recibiendo SMS de la organización con los cambios que se han producido en el itinerario, y consecuentemente en los tiempos de paso, por las condiciones climatológicas. No es de mi agrado pero es lo que hay y nos vendrá mejor, visto lo visto.

Los cambios quedaron así: nos eliminan el ascenso al primer collado, techo de todas las carreras del UTMB con 2.584 m. en la Tête de la Tronche, sustituyendo nuestro recorrido por el del UTMB directamente al Refugio Bertone. En la zona ya cercana a Chamonix, después de abandonar Vallorcine y una vez que ascendimos al Col de Montets, sustituyeron el ascenso a Tête aux Vents y el descenso por La Flégère por un camino alternativo hacia Argentière y los bosques cercanos a Chamonix.

Según la organización, y tomados por GPS después de la carrera (publicados como resumen en la web de la propia organización a través de LiveTrail.net y en la de la organización, con diferentes datos) y con las variaciones ya comentadas, los datos fueron:

- distancia: 86 km. (14 km. menos del itinerario original)
- desnivel positivo: 4.552 m. según la web y 5.998 m. según LiveTrail
- límite horario: 24 h 20' (2 horas menos)

Pero regresemos a la carrera y a los pormenores de cada uno de los tramos. Este tema es de especial interés y permitirme que gaste unas frases en ello. Insisto en la importancia de saber en qué momento de la carrera te encuentras a través de referencias (si pueden ser propias tuyas, mejor) con croquis de desniveles y distancia, notas de tiempo de corte en los controles ..... todo vale excepto cuando la organización te cambia el itinerario a última hora. Ayuda a preparar la mente, el hecho de dividir tan larga distancia en tramos lo suficientemente asumibles para el trabajo del corredor .... vas cubriendo etapas, cubriendo objetivos, ves obtener beneficios en pasar kilómetros y desniveles .... ves acercarse la meta.

ascendiendo desde Courmayeur al Refuge Bertone
El primer objetivo es llegar al Refuge Bertone. Nos han puesto como límite horario (primer mensaje de la organización) llegar a Arnuva antes de las 14:30; más tarde, ampliarán el tiempo en 30' adicionales.

El camino (el trazado original debería ser muy parecido por la extensión del bosque que rodea Courmayeur) es cómodo, muy bien marcado pero estrecho para tantas personas. Nosotros, que hemos salido los últimos, nos toca adelantar no porque nos interese coger buen tiempo sino porque nuestro ritmo es muy superior a muchos corredores que nos preceden. Es clave no empezar muy fuerte (excepto los "pro" que lo hacen para evitar, precisamente, estas situaciones) pero también es importante no dejarse llevar por un cómodo caminar.

Llegando a Refuge Bertone

En 1h. 14' estamos en Bertone .... ¡¡ Vaya follón de gente en el primer avituallamiento !! Paco sugiere tomar algo de bebida pero llevamos reserva suficiente y llegaremos pronto al Refuge Bonati donde allí repondremos líquido. Decidimos continuar.

Al poco de culminar la zona superior al Refuge Bertone, hay un pequeño descenso y cambiamos de vertiente, enfilando el largo Valle de Ferret hacia el norte, lo que se hace notar por el frío y el viento. A nuestra izquierda ya deberíamos divisar las primeras áreas de los glaciares que dan acceso a las Grandes Jorasses y la mítica Punta Walker ¡¡otra vez será!!. Nos ponemos la chaqueta y comenzamos a trotar cómodos ..... algunos nos pasan con una velocidad inusitada para la zona de la carrera, primeros 20 km., por donde estamos transitando ¡¡ ansosiossss !!.

Por ahí deberían estar Les Grandes Jorasses

Un continuo sube-baja nos hace pasar los algo más de 7 km., con un desnivel positivo de 429 metros, para llegar al Refuge Bonati en 1h 16' con un tiempo total de carrera de 2h 30'

Desde Bertone a Bonati por el Val Ferret ... frío
Llegamos al Refuge Bonati y tenemos muy buenas sensaciones; se supone que ahora ya es todo bajada hacia Arnuva (bueno, nos tenemos que meter para el cuerpo otro desnivel positivo de algo más de 200 m.) y el tiempo de corte está muy lejos del horario que estamos marcando. Nos ha venido muy bien el cambio de la organización aunque, sinceramente, hubiese preferido mejor tiempo para disfrutar del paisaje .... no creo que tenga muchas más oportunidades para volver por aquí .... hay tantas carreras .... hay tantos sitios dónde acudir ..... y estoy entrando en mi 3ª juventud ..... no hay mucho tiempo.

Llegada al Refuge Bonati .... muy bien organizada
Paramos en Bonati para llenar los bidones de agua y tomar el primer caldo y algunos trozos de queso y galletitas saladas. En esta prueba, aunque el calor no se hacía sentir, la hidratación en situaciones de frío y viento es clave. No apliqué sales al agua porque los avituallamientos estaban perfectamente surtidos de embutido y galletas saladas así como caldo y sopas.

El camino hacia Arnuva es cómodo y muy limpio de piedras, por lo transitado que es, lo que nos ayuda a un suave trote y a avanzar con un buen ritmo de carrera; los pro, Tòfol Castanyer ganador de esta edición al frente, seguro que volaron en esta zona. Ya recibimos los primeros copos de nieve, seguramente más por el efecto del viento .... seguimos con ligera pero constante lluvia.

Val Ferret; al fondo Courmayeur
Echo una vista hacia atrás y lamento no poder disfrutar de mejores condiciones meteorológicas para disfrutar del paisaje.

Nos acercamos a Arnuva, punto kilométrico 17,5 de la carrera, y comienza un largo descenso hacia el fondo del Val Ferret, sorteando pequeñas explotaciones ganaderas que aprovechan los pastos de verano de la zona. Oímos los cencerros de los animadores y nos anima. Hemos superado uno de los hitos clave en la larga carrera y el tiempo de paso es bueno para el objetivo que nos hemos marcado: 3:24:28 desde el inicio y 54' desde el anterior control de Bonati. De hecho, marcamos la mejor posición en toda la carrera (916)

entrada al control de Arnuva; Paco de espaldas
La entrada a la carpa de Arnuva se hace muy ordenada pero algo lenta. La cercanía de la gente a los corredores les permite leer nuestro nombre en el dorsal, identificar la bandera del país de procedencia del corredor y saludarnos en nuestro idioma y animarnos por nuestro nombre .... emotivo y bonito.

Dentro, como lo fue en casi todos los controles y debido al cambio del recorrido, un atasco en las zonas de avituallamiento sólido. Tomamos un bol con caldo (ahora ya con fideos), unos cuantos trozos de queso y galletas saladas, reponemos líquido en los bidones (rápido respecto a los que tenían que llevar las bolsas de hidratación), veo unos dátiles y tomo algunas piezas ..... y salimos rápido para abordar el famoso, y temido, Grand Col de Ferret (2.527 m.) esperando que las condiciones climatológicas no lo endurezcan mucho más.

La salida de Arnuva se hace cruzando uno de los torrentes de desagüe de los altos neveros de la zona, ahora liviano de agua por lo avanzado del verano. Un puente de madera ayuda a este vado. Un fuerte repecho hace estirar la distancia de los corredores .... comienzan las rampas de acceso a la frontera Suiza, en el punto culminante del Col de Ferret.

subida a Gran Col de Ferret
La primera parte de la subida se realiza hacia un pequeño valle tributario de aguas al Val Ferret, con orientación este y cruzando diferentes arroyos dado que el camino va tomando altura aprovechando los cambios de vertiente del valle. Hay zonas que permite un ligero trote y lo aprovechamos.

Vemos a lo lejos, ya muy arriba, que la larga fila de corredores se pierde .... no es que estemos en la cumbre sino que se vuelve a producir otro cambio de vertiente y, consecuentemente, la carencia de referencia visual de los que nos preceden. Oímos a lo lejos los gritos de ánimo de la gente del control (de verdad, qué moral subir hasta aquí) y la señal inequívoca de todos los seguidores durante la carrera ¡¡los cencerros!! Ya estamos más cerca.

No son tan malas las condiciones de la meteo cuando llegamos al paso limítrofe entre Italia y Suiza, en el mismo Col, como se puede desprender de un vídeo colgado en algún blog sobre el CCC para explicar la justificación del cambio de trazado; de hecho, he analizado esas imágenes y no son de esta edición y creo, a temor de no equivocarme, que se trata del paso de Col du Bonhomme del año pasado. De verdad, las condiciones eran duras pero asumibles para los aguerridos corredores que somos. Si alguien se piensa que por el hecho de ser una prueba tan bien organizada, no va a pasar alguna que otra calamidad, se equivoca de pleno y dará con sus huesos en algún control donde abandonará .... la montaña no perdona y esto son Los Alpes.

Lo que sí es duro es soportar el viento durante tanto tiempo para los sufridos voluntarios de este control; algunas casetas prefabricadas les ayudan a mantenerse al abrigo de las constantes y fuertes rachas del viento en este lugar tan inhóspito; lástima de no poder disfrutar del paisaje.

Marcamos un tiempo total de carrera de 2 minutos menos de 5 horas y nos ha llevado algo más de 1h 30' el ascenso de 796 m. positivos y algo menos de 4'5 km. desde nuestro anterior control, en Arnuva.

¡¡Esto es Suiza!! y cómo cambia el tono de los verdes en tan escaso espacio de tiempo .... y el glamour del territorio

Descendiendo desde el Gran Col de Ferret hacia La Fouly
La Fouly se encuentra, de nuevo, en el fondo de otro valle, justo en la vertiente contrario al de Val Ferret. Si la parte superior de esta zona está dedicada a la ganadería, las zonas bajas son lugar de residencia de verano con casitas muy ordenadas y con extensos jardines, prácticamente la extensión natural de las verdes praderas del entorno, sin ningún tipo de vallado de protección .... qué distinto de nuestras "parcelas" blindadas de la parte de Europa en la que habito.

Uno de los múltiples núcleo urbanos en que están diseminadas las casas en La Fouly
Llegar a esta zona nos revitaliza porque sabemos que el ecuador de la carrera, Champex-Lac, y la segunda letra C del nombre de esta competición, está al caer.

El ambiente por las diferentes zonas urbanizadas de La Fouly es maravilloso ..... esta parte del recorrido carece de avituallamiento (más adelante, ya en la población tendremos una carpa con más vituallas) pero los niños de la zona montan una pequeña área donde ofrecen a los corredores té, bebidas y algún pequeño dulce ¡¡el mejor avituallamiento que tuvimos durante la carrera!! Ese cariño que nos transmitieron, el interés en que nos sintiéramos cómodos en su población (2 niños se encargaban de señalizar un cruce con las banderas de marcaje de la organización) me hizo pasar el mejor momento de toda la carrera. Espero que este blog pueda llevar hasta allí mi agradecimiento por estos bellos e intensos minutos.

pasando por La Fouly camino de Champex-Lac
Ya en la población, propiamente dicha, seguimos recibiendo el apoyo de los lugareños; en esta edición el control se ha establecido en una carpa (debe ser la calle principal) y no en el Grand Hotel du Ferret, como determina el vídeo de Sebas Chaigneau que describe el recorrido del UTMB. Es lo mismo. Volvemos a estar todos un poco apretados por el estrechez del sitio y la acumulación de corredores. Antes de la carpa hemos recuperado líquido en los bidones en un improvisado avituallamiento aprovechando una fuente del pueblo.

En el fondo del valle donde se encuentra La Fouly, el mismo Val Ferret, transita una carretera que, asumo, llevará a Champex; nosotros tomamos un sendero, a la izquierda del valle según nuestra marcha, nada más salir de Praz de Fort, que asciende, por un camino estrecho y algo sinuoso, hacia nuestro principal destino de descanso: Champex-Lac.

Siguen las nubes y la lluvia; llegando a Champex-Lac
El terreno que pisamos ya se encuentra con mucha carga de agua y el barro, que hasta ahora no lo hemos encontrado por ser senda de altura, comienza a dejar sentirse en la fuerte subida hacia Champex.

La entrada a la población se realiza por un camino delimitado por los "pastores eléctricos", habitual para mantener el ganado en las zonas de pasto, desembocando en una carretera donde divisamos el cartel de entrada a la población que nos acogerá en el mayor de los descansos (casi 1 hora) de la carrera.

Llegando a Champex-Lac; Paco en la fotografía
Son las 19:30 cuando hacemos entrada en el control de Champex; llevamos 9:09:03 de carrera y nuestra posición es la 1.204. Hemos recorrido 45,66 km y llevamos un desnivel positivo acumulado de 3.320 metros. Estamos muy satisfechos porque no tenemos la presión del control horario y, aunque mojados tanto por el sudor como por la pertinaz lluvia, estamos contentos. No se puede decir que todo está hecho pero sólo queda por delante la noche ..... una más en la montaña y esta temporada ya han sido unas cuantas.

Aprovechamos este control para todo lo necesario: hacer la comida sentado (un buen plato de pasta con salsa de tomate y algo de carne junto con algo de embutido y queso), charlar con algún español que por ahí también deambula, beber en abundancia y con tranquilidad, tomar hasta un té revitalizante junto con algún dulce. En fin, una comida en toda regla.

Toca ahora ponerse seco; el equipo de la parte superior (camiseta térmica de manga larga y camiseta) lo sustituyo por camiseta técnica sin mangas y la camiseta de segunda capa de Craft .... siento el calor ... me reconforta y, lleno de fuerzas, puedo acometer la segunda parte del recorrido.

Antes de salir, Paco me comenta que hay que dejar a mano la linterna-frontal. Son las 20:20 cuando salimos del control (la organización ha establecido 2 zonas que permite conocer los tiempos de entrada y salida de la zona de avituallamiento), la noche ha comenzado a hacerse notar pero la lluvia, que ha aumentado desde que hemos entrado en la zona de descanso, nos obliga a ponernos el pantalón de 3era. capa; ya nos acompañará hasta Chamonix.

La salida del pueblo se realiza por la senda cercana al lago de Champex; recibimos el apoyo de algunos nacionales (aunque se equivocan de comunidad autónoma y de equipo de fútbol al animarnos) alegres por la juerga que están teniendo en un bar de la zona .... todo se agradece.

Olvidé poner las pilas en la linterna antes de salir del control y paramos antes de entrar en un espeso bosque al que nos dirigimos, donde la luz de la tarde ya termina de desaparecer. Comienza el largo camino, al principio cómodo y llano para luego comenzar a ascender, que nos llevará hasta Bovine, primero de las 3 "chinchetas" que nos quedan antes de llegar a meta.

Por delante tenemos casi 10 km. y, sobre todo, casi 1.000 metros de desnivel positivo. Un excelente paso constante y con una cadencia cómoda impuesta por Paco nos hace pasar esta zona del recorrido adelantando a muchos corredores que no son tan constantes en su ritmo.

Las lluvia sigue pero cuando estamos cercanos a la cota 1.800 comienzan los copos de nieve. Ver caer los copos con la luz de la linterna-frontal  durante tanto tiempo (el sube-baja que nos llevará a la meta hace que en la parte alta tengamos nieve y en la baja lluvia) me marca una visión que ya al cerrar los ojos, en el viaje de regreso a Madrid, me hará seguir viendo esas manchas.

Bovine está situado a 1.987 metros de altitud. Llegar hasta allí deja marca en los corredores que, al descender al valle, en Trient, obligará a muchos a dar por finalizada la carrera .... 140 corredores, el mayor número de abandonos en todos los controles. Sinceramente, llegar hasta aquí y abandonar no tiene mucho sentido sino es debido a no tener control sobre la mente, el principal músculo que nos hará terminar la carrera.

Perfil de la prueba (fuente: LiveTrail.net dorsal 6226)
Llegamos a Bovine a las 22:48; nos ha llevado 2:20 horas llegar hasta allí. Cuando parece que hemos alcanzado la zona superior, nos toca realizar un largo trecho de llaneo en la zona superior y un último esfuerzo antes de ver la gran construcción que debe alojar al ganado al finalizar el largo invierno y avanzada la primavera, cuando la nieve se haya retirado.

Ahora lo ocupamos un grupo bastante numeroso de corredores en diferentes condiciones. Ya comenté en la entrada anterior, sobre el viaje y el material, que aquí nos encontramos con gente adherida de frío, tratando de protegerse del elemento con la manta de supervivencia. Tomamos una sopa caliente (no me imagino esta prueba sin las diferentes sopas que entraron en mi cuerpo) y salimos rápido.

En algún momento, donde las nubes no son tan densas, nos parece ver las luces de las ciudades que pueblan el fondo del valle, lugar donde llegaremos en 2 ocasiones (Trient y Vallorcine) .... la primera está cada vez más cerca.

Desde Bovine a Trient el camino, casi siempre en bajada, está completamente embarrado. El paso de los corredores y la pertinaz lluvia hace que el terreno no pueda drenar tanta cantidad de agua y nuestro paso hace que hagamos una pasta densa que se va adhiriendo a las zapatillas ..... éstas terminarán sin posibilidad de poder distinguir su color real. Por el momento seguimos manteniendo la verticalidad pero caeré un poco más adelante ayudando a mantener el resto del equipo con el mismo color que las maltrechas zapatillas.

Llegamos al Col de Forclaz y volvemos a la zona baja del valle; el camino, al ser más llano, nos permite ir más dencansados por el temor al resbalón en la zonas embarradas superiores. Todavía nos toca pasar por una zona de gran desnivel antes de llegar a Trient.

Ya ha pasado medianoche y seguimos recibiendo el calor de las personas por donde pasamos; no son sólo acompañanates, que los hay, de algunos de los corredores sino gente de las poblaciones que nos animan, sabiendo las condiciones en que se está desarrollando la prueba. A las 00: 28 llegamos al control y hemos mejorado nada menos que 200 posiciones respecto a nuestro paso por Bovine.

Volvemos a tomar una sopa con fideos y algo de queso; antes de partir me tomo un café. Dudamos en cambiarnos los calcetines ... Paco me indica que, con la que está cayendo, nos dará lo mismo porque en poco tiempo estaremos otra vez mojados .... y las zapatillas ya chorrean. Descansando en el control, bien dotado de espacio para sentarse y amenizado con cierto estruendo para la necesidad de tranquilidad que tenemos los corredores (y el silencio que nos acompaña allá arriba en la montaña), veo el lamentable estado en que nos encontramos los corredores: los que su atuendo no les ha protegido bien en el anterior control superior, lo tratan de paliar con una nueva capa que uno de los voluntarios les trata de hacer con la manta térmica; una "chapu" que les ayudará a mantenerse algo más caliente. Yo aprovecho el forro polar que no he dejado en Courmayeur para mantener el cuerpo caliente en el siguiente ascenso hacia Catogne.

Después de 20' de descanso, emprendemos la marcha. A la salida del control una gran hoguera nos hace pensar si deberíamos pasar por la zona para calentarnos ..... no aporta demasiado porque sólo el nivel de marcha constante ayuda a tomar un cierto nivel de confortabilidad en el cuerpo.

Una larga y ancha pista, sin demasiado desnivel, nos separa de nuevo de la ciudad y nos lleva, un poco más adelante tomando un desvío a la derecha, hacia el estrecho camino de ascenso a Catogne a 2.011 metros en apenas 5 km. y con un desnivel positivo superior a los 900 metros ¡¡imaginaros los porcentajes de desnivel!!

De la lluvia volvemos a pasar a la nieve; calculo que en esta zona debimos tomar nieve en una cota de altitud inferior. De hecho, las zonas nevadas son más extensas y con un volumen superior, lo que indica que lleva tiempo nevando.

El camino comienza a complicarse por el paso del agua que desciende de las cotas superiores; no es posible evitar (Paco "juega" a no mojarse los pies) pisar agua ... da lo mismo ... yo ya quiero terminar.

Seguimos pasando a corredores con la marcha acompasada que marca Paco .... sinceramente, sin esa ayuda no creo que hubiese terminado "entero". Gracias amigo. Algunos se nos van incorporando pero, al poco tiempo, desisten y van quedándose rezagados. El paisaje .... bueno pues lo intuyo porque, la verdad, no es posible ver más allá de lo que el foco de la linterna es capaz de iluminar.

Parece que la subida, ya en zona nevada, va cediendo y se abre ante nosotros una larga y suave travesía que nos permite una rápida marcha motivada por la supuesta cercanía del destino, Catogne.

Amplío el haz de luz de la linterna porque el espectáculo que nos ofrece el bosque nevado que estamos atravesando es digno de ser contemplado con la máxima amplitud posible .... error que pagué en el descenso cuando me quedé casi sin batería. Mereció la pena, como después destacó Paco cuando reflexionamos con los detalles más relevantes de la carrera .... y tenía mucha razón.

En 1 hora 35 minutos llegamos al control, a la luz de los faros de coche; pasan el lector de chip por el dorsal y para abajo, ya hacia Francia.

Un cómodo camino de descenso nos alegra porque pensamos que el barro ya ha pasado a mejor lugar. Error. A la zona más inclinada, cercana a la zona del control, donde algunos de los voluntarios se han apostado, seguramente por ser una zona de posible despiste de los corredores, les sigue zonas de bosque donde el barro comienza a hacer estragos .... y la linterna comienza a perder intensidad de luz.

Fueron los peores momentos de la carrera porque sintiéndome más fuerte que otros corredores les iba viendo pasar por la limitación técnica. Pienso en parar y poner otras pilas de repuesto pero las luces cercanas de la ciudad me hacen continuar hasta la carpa de control para hacer la operación con más tranquilad.

No hay que desesperar porque todo llega. A las 4:08 llegamos al control de Vallorcine y la última oportunidad para tomar otro descanso largo antes de la meta; paramos casi 20'

En la entrada al control nos indican que ya está todo terminado .... ¡¡qué susto!! pensamos que estamos fuera de control cuando lo que nos quieren decir es que ya nos queda muy poco. Otra sopa y otro café. Vuelve el rito de todos los controles: descansar, comer algo (casi siempre queso), rellenar los bidones.

En este control hay un brasero de ambiente que ayuda a algunos corredores a secar parte del material; bueno, es una manera de paliar momentáneamente el gran problema de la humedad que tuvimos durante toda la prueba.

Ahora sí, tenemos la carrera en el bolsillo me dice Paco y, efectivamente, ya solo nos queda una única subida al Col de Montets. La sorpresa llegará en ese "nuevo tramo" desde ese Col con constantes ascensos y descensos que nos llevará primero a Argentière y más tarde, pasando por los bosques de Chamonix, hacia la meta.

Este último tramo desde Vallorcine nos llevará casi 3 horas 30 minutos .... la verdad es que me dejo llevar. Paco está fuerte (vaya resistencia que tiene en los últimos kilómetros) y propone trotar, a lo que accedo en algunas partes, menos de las que él desea.

Antes de llegar al control de Argentière nos alcanza un corredor que va advirtiendo de una inminente llegada ... el primer corredor del UTMB ¿puede ser? lo es. Les han cambiado, luego lo sabremos ya en meta, el trazado al completo y les han hecho coincidir desde el Col de Montets con el trazado del CCC .... no han salido de Francia.

Cuando veo que es un corredor de Salomon pero que es francés supongo, y luego confirmo, que los cracks españoles (Iker Carrera y Miguel Heras) o no han salido o se han "retirado". Tampoco, después de pasar ese control, veo a Sebas, del equipo de TNF, lo que confirma que los claros candidatos a la victoria no han participado.

Lástima que la noche y la lluvia no me permitieran tomar fotografías desde Champex .... lo siento por los lectores. El iphone terminó chorreando y se ha salvado por puro milagro ... su capacidad de "buceo" no era la que me esperaba (ja, ja, ja)

Ya divisamos las primera casas de Chamonix (por Argentière hemos pasado a las 5:45) cuando son las 7:15 ... en poco tiempo estaremos en meta y hay que comenzar a controlar la pasión

Sí ..... esa pasión por las montañas .... por mis seres queridos .... por mis amigos .... esa pasión que me da fuerzas para terminar estas carreras sin sentido, como me dice todo el mundo.

Esa pasión que me hace pensar en tantas cosas durante este tiempo entrando a Chamonix y en los que trato de tararear Wish you were here (evidentemente, la de Pink Floyd) en recuerdo de mi padre y de Lola, de mis hijos, de todos los que hubiese deseado que estuvierais allí conmigo..... las palabras no salen ... son apagadas por la pasión desbordada, el mejor momento de la carrera .... quiero estar solo y disfrutar del momento.

Lo intentaré de nuevo cerca de la meta .... alguien del público percibe mi emoción ... no puede avanzar más allá del wish you.

Primero pasamos, cerca del centro de deportes de Chamonix por un arco de control de tiempos (falta 1 km.) .... todo el camino está marcado y delimitado por vallas que aseguran a los corredores (el tráfico está abierto) .... entramos en la zona central de Chamonix y enfilamos hacia la Calle Joseph Vallot, cruzando el río y transitando brevemente por la Avda. du Mont-Blanc, y terminar, girando a la derecha, en la Plaza de la Iglesia, donde está el arco de meta.

Han sido finalmente 21:27:16 horas en la carrera... ha sido un sueño cumplido ¡¡soy finisher del UTMB-CCC!!

Estoy en una nube .... pero esto no acaba aquí; vas pasando por un sinfín de cuestiones que hay que cerrar .... no importa que no te enteres, los voluntarios te van guiando: primero devolución de chip y te dan la fianza (20,00 Euros que no hay que olvidarse), el chaleco de finisher (aquí te dejan cambiar la talla) y recuperar fuerzas en una carpa algo más alejada de la zona de meta.

Una ducha en el centro deportivo y nos vamos, ya "de guapos" a disfrutar de un merecido desayuno-comida por cuenta de la organización. Caen una ensalada de lentejas, la primera cerveza de celebración y alguna que otra golosina (pastelitos)

En la comida coincidimos con el crack Imanol Aleson (19 del UTMB 2012) y su familia; es él quien nos cuenta los pormenores de esta edición y la lamentable situación en que se han encontrado gente (profesionales, pseudo-profesional y aficionados) que llevan mucho tiempo preparando la carrera y que se han tenido que conformar con lo que la organización ha decidido. Charlamos de la Apuko Igoera, en la que participé a principios de año, y del problema que tuvo Aitor Leal en el GTP (abandono por deshidratación cuando les restaba sólo 15 km. para terminar). Buena gente estos corredores vascos .... y fuertes.

Todo orgullosos, lucimos nuestra camiseta del UTMB y el chaleco de finisher del CCC hasta el coche y nos lanzamos hacia Ginebra ..... y sin dormir. El resto ..... bueno, ya es otra historia.

Saludos,
José Antonio

1 comentario:

  1. Enhorabuena y gracias por regalarnos la crónica.
    Recupérate y a seguir en harina.
    Txus.

    ResponderEliminar