domingo, 31 de julio de 2011

IV Trail del Aneto - Vuelta al Aneto 96 km. 11.900 m. desnivel acumulado

Finisher 2011 - ¡¡Por fin!!
Benasque, 31 de julio de 2011

Qué palabra más bonita en el mundo de las pruebas de ultra-trail: finisher. Es la recompensa a tanto trabajo de entrenamiento, de horas sin tus seres queridos, pasando frío, calor, lluvia, nieve, granizo .... maravillosa palabra.

En este tipo de pruebas da lo mismo (o al menos eso deseo pensar) quedar el 20 que el 176 (lugar que ocupé en esta edición). No quiero menospreciar el esfuerzo de los que quedaron por delante de mí pero os puedo asegurar que las sensaciones son las mismas: haber llegado a meta sin haber encontrado el límite (amigo Josef Ajram mi límite está más allá de las 28:22:49 que marqué como crono ... más allá de los 96 km de distancia ... más allá de los 11.900 metros de desnivel acumulado ¿cuánto más? no lo sé pero lo intentaré buscar)

En la zona de salida del IV Trail Aneto - Vuelta al Aneto 2011
Antes de pasar a la crónica de la prueba, que os aseguro que será larga (os podéis imaginar cuantas cosas pueden suceder en casi 28 horas y media), quiero expresar mi agradecimiento a cuantas personas han hecho posible este hito en mi exigua trayectoria deportiva.

En lugar destacado están mis seres queridos: Lola y mis hijos; siempre están ahí, animándome (a su modo), aceptando mis ausencias, permitiendo que disfrute de mis Montañas de Pasión. A Lola dediqué la carrera cuando el speaker me lo solicitó ... también pensé en Yaiza, Txema (mis hijos) y, como no, en mis padres.

Siempre están ahí, animándome, soportando mi lamentable estado de forma, incluyéndome en todos sus proyectos ... son mis amigos: Luis Martínez, Miriam López, Pablo Parrón, Luis García. Os quiero.

Hay otros muchos que no puedo dejar de olvidar y que tanto me ayudan a superarme día a día, aunque ellos no lo crean: Jesús Corrales, Nuría GV-MR, Carolina Yebra, Ricardo González, Nacho Cañizares, Eugenio García, David Ranera, J. Carlos Fernández, Nacho Fermín, Edesio Vidal, Jesús R .... y tantos otros. De verdad gracias a todos.

Pero hay 3 personajes especiales que en los momentos en que me acercaba a la meta (cerca del cruce con Cerler me adelanté al grupo para "reflexionar" y LLORAR de alegría ¡¡porque los hombre también lloramos!!) tuve un especial recuerdo; lo de menos es el orden:

- Rafa Domenech: recuerdo cuando me pusiste tu cola de esquí para ayudarme en aquella larga travesía en Las Cerradillas ... siempre te he sentido cerca y no podía fallarte. Ojala sigamos disfrutando juntos de la montaña por muchos años

- Ángel L. Santamaría: me has enseñado a sufrir, me has animado cuándo peor estaba, me has enseñado a encontrar que siempre hay de dónde sacar

- Paco D. Briones: sin tí no lo hubiese conseguido; gracias por acompañarme en este proyecto (sé que lo pasaste fatal), me has enseñado a encontrar donde no está mi límite.

¡¡ Gracias Paco !!
A TODOS os debo y comparto con vosotros mi éxito .... bueno, el haber llegado a la meta porque cualquiera que lea esto pensará ¿cómo puede este tio estar contento por ser el último de una prueba?

Dejemos la parte humana y pasemos a la materia .... la crónica de la prueba. Trataré de contar las experiencias sector a sector para los que, como yo, su objetivo se encuentre en terminar la carrera.

Crónica de la carrera.

La carrera comienza mucho antes de lo que os podéis imaginar: la inscripción, el poder correr (requiere haber acreditado una carrera de larga distancia; en mi caso fue el 100 km Madrid-Segovia del 2010), la preparación física y mental, estudiar el terreno, croquis-mapas-rutómetro ..... tanto por hacer.

El viernes lo dedicamos Paco y yo a gandulear por Benasque ... vivir las horas previas a la prueba descansados y, bueno, a realizar alguna que otra compra.

Manel, el tercer miembro de la representación del club RSEA Peñalara en la prueba, junto con otros amigos y consocios del club (María José, Gabriel e Isabel) han salido de Madrid un poco más tarde y nos encontraremos en la zona de salida el sábado. Gracias amigos por acompañarnos en esas horas mágicas.

La prueba comienza con la recogida del dorsal a primera hora en el Polideportivo de Benasque ... la organización fenomenal y en 10' hemos realizado todo el trámite. Me ha tocado el dorsal 69 (bueno, si me caigo y me doy la vuelta no daré problemas a la organización para leer mi número .... ja, ja, ja)

el equipo de la prueba con el dorsal "personalizado"
La salida es a las 8 de la mañana y faltan 30' cuando nos dirigimos a la zona de control de material; ahí comienza a destacar el alto nivel de la prueba ... nada de contar lo que lo llevas o no llevas .. toca pesar la mochila (si no superas el límite, para atrás), vaciar la mochila (la verificación es exhaustiva), control de todo el material ... hasta los pantalones-malla por debajo de la rodilla.

Estiramientos, para relajar la tensión, charla con los amigos que nos hemos encontrado en la prueba (Ismael y Susana), despedida y fotos con los Peñalaros que nos acompañan (Isa, María José y Gabriel) y a esperar el cohete con el que se dará por lanzada la carrera


con Ismael, Susana y Paco antes de la salida ¡¡Todavía teníamos ganas de reír!!
Sincronizamos relojes y .... a correr. Paco me había dicho que "al tran tran"; o sea, trotar y andar .. más andar que otra cosa .... pero Paco ¿cómo no vamos a correr con la animación de las personas de Benasque a estas horas? pues eso ... a correr hasta salir del pueblo ... bueno un poquito más .... un poco más.

1.- Tramo: Benasque-Senarta (6,8 km):

Fácil camino por buen terreno, muy acompañado de gente que te ayuda a superar las primeras rampas (259 m des+) sobre todo en la zona del embalse de Paso Nuevo con algún ligero descenso por esa zona.

No hay que apretar en exceso para pasar el control de Senarta pero tampoco conviene dejarse llevar por el paso cómodo del caminante .. hay tiempo pero hay que trotar en algún tramo.

El paso por el Puen de Cubera, en el camping Aneto, es muy gratificante para hacer más llevadero el camino que tenemos por delante .... los aficionados nos animan y nos desean éxito para la prueba.

2.- Tramo: Senarta-Puen Coronas (6,7 km):

Buena pista que permite una marcha rápida; se puede trotar aunque nosotros no lo hicimos. Exceptuando la primera parte (que no supimos tomar) todo el camino discurre por el GR-11, vía que transcurre paralela a Los Pirineos, y proyecto que alguna vez realizaré (desde Gipuzkoa hasta Girona).

Este tramo discurre por el Valle de Vallibierna y es una de las entradas hacia el Aneto, si se desea llegar a su cima por el Collado de Coronas. El tramo tiene algo más de 500 m des+ que prácticamente no se nota por la larga marcha que hay que realizar.

Por la pista de Vallibierna; el pico del fondo es el Vallibierna (3.056 m.)
Hay diferentes sitios donde aprovisionarse de agua y conviene ir comiendo algo en esta zona; el desayuno ya quedado amortizado hace tiempo.

3.- Tramo Puen Coronas-Collado de Vallibierna (5.5 km):

Esta zona se puede dividir en 2 partes claramente diferencias; la primera, cómoda y asequible al trote o al rápido caminar, desde el paso por el control de Puen de Coronas (1.952 m.) hasta el cruce con el Vall de Llosás (1,7 km) y la segunda parte desde ese punto, pasando por los ibones de Vallibierna hasta el collado de Vallibierna, punto más alto del Trail del Aneto (2.732 m.), donde comienzan las zonas técnicas del trail.

zona antes del cruce entre los valles de Vallibierna y Llosás
Seguimos progresando por un terreno cada vez más abrupto pero que todavía permite el avance rápido; se va recuperando altura (en este tramo tenemos que ascender 780 m. por diferencia entre los puntos de control) aunque el descenso hacia los ibones y algún que otro tramo de sube-baja nos añade algunos cuantos metros más.

El Aneto desde Vallibierna; ya sólo queda verlo desde el Pto. de la Picada
La imagen del Aneto, escoltado por las 2 grandes crestas que permiten su ascenso por la zona (Llosás y Tempestades) nos anima a seguir la marcha ... ¿es posible, como luego supimos, que alguno de los corredores pasase por aquí sin darse cuenta de la cercanía del techo del Pirineo? La llegada al punto intermedio, cruce entre los valles, y el desconocimiento del terreno nos hace pensar que estamos cerca del Collado de Vallibierna. La vista de los ibones, y el descenso hacia sus márgenes, nos desmotiva algo ... hay que seguir.

La zona de los ibones (el baixo, que lo dejaremos a nuestra derecha, y el alto, que quedará a nuestra izquierda) es utilizada por algunos corredores para avanzar en la marcha y ganar posiciones. Comienza la zona técnica y entretenida del trail: grandes bloques, pequeños destrepes, zonas sin prácticamente marca donde hay que intuir el itinerario entre los bloques. Si hasta ahora nos habíamos imaginado una gran parte del camino al estilo del GTP (Gran Trail de Peñalara) a través de grandes senderos, la llegada a esta zona nos hace comenzar a pensar la dificultad y relevancia de este trail. Lo bueno que tienen estas complicaciones técnicas es que hace el camino más ameno y un atractivo especial para los montañeros ....  y ¿qué somos los Peñalaros sino montañeros por naturaleza?

Periódicamente, y con cierta disciplina, vamos tomando líquido, reponiendo el agua en los bidones y añadiendo sales, y tomando algún alimento con pequeños bocatas que hemos preparado como estrategia de alimentación hasta Vielha.

Seguimos progresando y ya vemos la empinada subida hacia el Collado de Vallibierna.

Ibón baixo de Vallibierna; al fondo el Collado
La subida hacia el punto de control se realiza por el fondo del cauce que desciende desde la parte superior del collado pero nosotros nos hemos apoyado en la zona derecha, ascendiendo algo más. En este punto, nos acompaña Markus Stilo un alemán-catalán que mantiene un ritmo muy similar al nuestro. Las habilidades de Paco para localizar un paso en travesía para volver a la zona original de la carrera nos hace recuperar el camino.

¡¡Qué bonito son los Pirineos!!, recordando el título del libro-diario de la marcha por los 212 tresmiles de esta bonita cordillera del malogrado peñalaro Poli Maeso. Hemos llegado al collado y las vistas son espléndidas.

en el Collado de Vallibierna, techo del Trail Aneto (2.732 m.)

4.- Tramo Collado de Vallibierna-Estany de Llauset (4,2 km):

También esta zona puede dividirse en 2 partes; la primera, siempre en bajada desde el Collado hasta las cercanías del Estany de Botornás con grandes bloques de piedras y con navegación no complicada pero que debes evitar sorpresas llevando a mano el reorrido del trail, y la segunda más cómoda por las praderas que rodean la zona de estanys desde Botornás hasta Llauset.


Estany de Llauset; al fondo, a la izquierda, el control (23,2 km desde la salida)
Clave en esta zona, como antes comentaba, es la orientación; el descenso desde el collado se hace con orientación hacia la derecha de la bajada. Casi al terminar el descenso, y donde comienza a perder inclinación el terreno, aproximadamente a 1,2 km del collado, tomaremos el desvío a la derecha. En este punto, y sin prácticamente darnos cuenta y tener tiempo de reacción, dejamos de ver al grupo de los sevillanos (Diego, Paco, Aurelio y Fran) para luego encontrarnos más tarde en la Collada d'Angllos ... y más tarde en Vielha  ... y más tarde terminar la carrera juntos. Otra clave en este trail: lectura constante de las indicaciones del rutómetro (Salva Calvo, ganador de esta edición y flamante recordman, perdió el camino en la edición del año pasado en la zona de Salenques, esfumándose sus posibilidades de victoria). Evidentemente no nos aplica a nosotros pero ¡¡qué se lo pregunten a los sevillanos!! Nosotros a nuestro ritmo y ellos haciendo más kilómetros de la cuenta.

Paramos en el estany de Botornas para tomar un tentenpié más cómodo y descansar; los corredores nos ven y se sorprenden (alguno nos comenta que si estamos de picnic). Hemos decidido que lo importante es llegar y, para eso, hay que tomarse con calma las cosas.

en el control del Estany de Llauset (2.221 m.)
Esta zona es frecuentada por pescadores y aficionados a la montaña y nos permite cruzarnos con algunas personas que llevan tiempo viendo pasar a gente corriendo-andando y no entienden qué hacemos por esos sitios.

5.- Tramo Llauset-Conangles (10,8 km):

Sinceramente, el tramo más bonito, espectacular, difícil y técnico del recorrido ... al menos para mí.

Comienza en una subida, a través de un muy bien trazado camino "aragonés" hacia la Collada d'Angllos (2.438 m.) con un desnivel de 217 m positivos en un escaso espacio de 800 metros muy sinuosos.

El camino tiene zona de peldaños que ayudan la progresión .... y que me permite recordar a Lola a través de la contemplación de su flor silvestre preferida, la margarita blanca.

recordando a Lola camino de la Collada d'Angllos
Sufrimos subiendo pero el paso por la Collada, y las vistas de los tramos del Trail que se adentran en Catalunya con los Besiberris al fondo, nos hace recuperar el aliento y calma nuestro ritmo cardíaco.

Estanys en Vall d'Angllos; al fondo Los Besiberris
El camino desciende por un terreno cómodo hacia los estanys; el paso entre las diferentes cubetas es fácil de seguir, dejando la cabaña-refugio de Angllos a la izquierda de nuestra marcha.

Al llegar al último de los estanys, el denominado Estany Gran, comienza la parte más delicada del trail; un increíble descenso de más de 4,4 km con 618 m. de desnivel negativo a través de una espesa masa arbórea con terreno muy resbaladizo por las últimas lluvias, donde apoyarse en los árboles para no coger demasiada velocidad y el uso de los bastones ayuda a no resbalar en exceso. ¡¡Y que esto sea el GR-11!!

Volvemos a encontrarnos con los sevillanos a los que adelantamos para asegurarnos que nos perderán a todos. Vemos a algunos corredores que bajan muy bien por esta zona ... hasta van corriendo.

Lamentablemente, a un valenciano, pasará factura este descenso sobre el que tendremos que realizar hasta Vielha, teniendo que abandonar en ese control.

Pero todo tiene su fin y el camino comienza a estar algo más transitable al llegar a la altura de la confluencia del Vall de Salenques con el Vall d'Angllos, donde el rumor del agua nos hace pensar que ya iremos paralelos a este cauce hasta el embalse de Senet, en la carretera de Vielha.

Las piernas comienzan a notar el cansancio y la complejidad de este tramo nos hace dudar de nuestras fuerzas. Nos encontramos en el punto kilométrico 31,6 del recorrido y nos queda bastante distancia ... seguimos progresando.

Llegamos a la "civilización" y hasta nos alegramos porque significa que el largo descenso ha terminado. Cruzamos la carretera por un paso inferior y nos dirigimos hacia la pista que nos llevará al control de Conangles.

junto con un voluntario en el Contol de Conangles
Es momento de reponer fuerzas en una fuente cercana al control.

6.- Tramo Conangles-Port de Vielha (7,8 km.):

Estamos en el Vall de Barravés, entrada al Val de Vielha, lo que sucede que cuando la inmensa mayoría de los paisanos aprovechan la moderna infraestructura del túnel, nosotros nos daremos un paseito más agradable por las alturas.

Salimos del control de Conagles después de haber repuesto fuerzas y líquidos en una fuente cercana. el camino es cómodo y nos dirigimos hacia las instalaciones del Ospitau de Vielha, justo donde comienza el tunel de acceso al Valle. Después de atravesar las instalaciones, nos dirigimos, ya remontando una pendiente hacia el Port Vielh de Vielha, situado a 2.448 m. de altura, y que marca la "maratón" del recorrido (42 km.)

El grato camino del principio GR-211-5 se pierde a escasos 300 metros para coger una senda a la derecha de la marcha. Nuestros amigos sevillanos vuelven a perderse pero les avisamos con una cuantas voces y retoman la marcha correcta.

Saliendo del bosque comienza a cubrirse el cielo y entra un viento frío del sur (lo previsto en la meteo) que nos obliga a protegernos con la ropa que la organización exige a los participantes. Pasamos cerca de bocas de antiguas instalaciones mineras y, un poco más adelante, ya cerca del Port Vielh deth Horo, un bunker en perfecto estado de conservación, tal vez usado como vivac por los montañeros.

Parece que está cerca el Port Vieh de Vielha pero se hace rogar su aparición, Una larga travesía hacia el noreste nos lleva a un barranco donde se situa el punto de control.

Bendita gente la que está aquí de control .... ¡¡con el frío que hace!! Menos mal que la organización ha hecho un despliegue de medios materiales (por algo está patrocinado por Trangoworld) para que se protejan.

en el control del Port Vielh deth Vielha
En la subida nos hemos ido agrupando algunas unidades; somos de los últimos y ya conviene irse buscando compañeros para la noche.

Durante este tramo Paco, mi compañero, ha sufrido más de la cuenta. Después reconocerá que su exigua preparación le ha hecho pasar un momento malo. Un gel y un pequeño bocata en la bajada le hará recuperar fuerzas .... bueno y la cercanía de Vielha y la esperada larga parada prevista en nuestra estrategia de carrera.

7.- Tramo Port Vielh deth Vielha-Vielha (9,6 km.):

La primera parte de la bajada desde el Port de Vielha es, como las otras que hemos pasado, montañera, montañera (piedras sueltas ... más piedras ... y piedras) ¡¡Es alta montaña y no senderos!!

los Besiberris desde el Port Vielh deth Vielha (2.448 m.)
Nos quejamos un poquito (menudos aguerridos Peñalaros) y algún compañero, no tan montañero, algo más. La verdad es que lo está pasando mal y en Vielha abandonará (ahora se acuerda de que no debió trotar en la bajada de Angllos)

Después de algo más de 3 km. el camino, después de pasar un puente, discurre por praderas muy cómodas para el trote .... bueno, el que pueda. Paco ha conseguido recuperarse ... por la cuenta que le tiene.

Me reconoce que quiere abandonar en el control de Vielha y le digo que no hay problema ... yo me quedo con él y otro año será. Ahora sé que hizo un acto de obtener fuerzas de donde no tenía para que yo no lo dejase; solo no hubiese tenido mucho sentido mi carrera; no es que no lo hubiese podido conseguir (creo que ha sido la carrera en la que más fuerte me he sentido) pero o lo hacíamos juntos o lo dejábamos para otro año. Gracias amigo Paco.

Oímos el rumor de los coches por la cercana carretera y divisamos la salida norte del túnel; las últimas luces del día van dejando paso a la luz de la ciudad ... nuestro objetivo está conseguido. Y lo digo en ese momento porque conocíamos el resto del camino y nos veíamos con fuerza para continuar hasta el final.

Paco aprovecha para hacer una llamada (por discreción me adelanto para que hable tranquilo) que le revitaliza ... ¡¡no hay como oír la voz de un ser querido!!

Nos animamos al entrar en Vielha ... la gente se sorprende de vernos ... preguntamos por el centro polivalente, donde está ubicado el control ... Son cerca de las 22:00 horas y llevamos 51,6 km y 14 horas de marcha.

Es el momento deseado del largo descanso.

8.- Tramo Vielha-Gelès (7,4 km.):

Pasamos casi 1 hora en el control de Vielha. Aprovechamos para que nos curen los pies (recuperamos el vendaje que nos ha ido de maravilla), reponemos fuerzas con el excelente bocata de embutido que hemos aprovisionado en la mochila que la organización permite llevar hasta aquí, rellenamos los bidones y en marcha.

Los sevillanos, junto con el alemán-catalán, se han adelantado a nuestra salida ... no nos preocupa, les cogeremos antes del siguiente control. Sabemos que hay algunas unidades por detrás de nosotros; lamentablemente abandonarán allí ... somos los últimos que entraremos en Benasque, excepto Fran, del grupo de los sevillanos, que abandonará un poco más adelante.

Diego, Aurelio y Paco "los sevillanos" del Club Los Lentos de Torreblanca ... buena gente
Paco se detiene antes de abandonar Vielha para compras unas coca-colas (un tema a mejorar por la organización para próximas ediciones) que nos ayuden a superar la larga noche. Yo aprovecho para darme un "chute" de un gel a base de cafeína (o sea, más o menos lo mismo)

La carretera hacia Gausac no es difícil de tomar y en seguida estamos en la bella iglesia de la localidad. La verdad es que nos encontramos cómodos (los pies han vuelto a ser ellos) y con renovadas ganas.


Sant Martin de Tours en Gausac (foto de los entrenamientos)
Paco propone tomar la carretera en vez de la calle Mayor para no hacer tan penosa la subida (no da lo mismo dar un pequeño rodeo después de 52 km que ya llevamos.

A la salida del pueblo tomamos un PR que nos llevará hasta la Bassa d'Oles, cruzando varias veces la carretera que asciende desde Gausac. A los pocos metros oímos voces y las luces de las frontales ... son el grupo de los sevillanos que han salido casi 30' antes que nosotros y tratan de animar a Fran para que continúe.

Les ayudamos a tomar la decisión más acertada (abandonar allí y regresar a Vielha que hay transporte porque sino tendrá que abandonar en Artiga de Lin y perderá el regreso esa noche a Benasque). Lo lamenta pero es la decisión más acertada. El resto del grupo (Diego, Paco y Aurelio) se unen a nosotros y ya entraremos los 5 en Benasque.

La organización ha marcado ligeramente esta zona; es lógico. A la salida de la Bassa d'Oles nos dirigimos hacia la Cabaña d' Anheths .... pero nos encontramos con una sorpresita. Cuando hicimos el recorrido de entrenamiento vimos que el PR salía hacia la izquierda de nuestra marcha y decidimos continuar hasta la Cabaña (de hecho, tenemos fotos que lo demuestran). La organización ha trazado el recorrido por el PR lo que nos hace ascender unos cuantos metros adicionales para luego descender hasta el control de Gelès. Nuestro compañero de equipo Manel nos dirá, ya en meta, que él hizo el recorrido del entrenamiento junto con la mayoría de los corredores que pasaron por allí de día ... bueno, así es la vida.

Llegamos a punto de reaprovisionamiendo de agua, en unos abrevaderos de ganado, y cuando lo abandonamos llega el alemán-catalán (otro que se ha dado un buen paseo adicional).

La noche es agradable y no muy fría; esta zona del recorrido está protegida por bosques y se hace cómoda la marcha. Las luces de las cabañas de Gelès ya se distinguen a lo lejos.

9.- Tramo Gelès-Artiga de Lin (10,1 km.):

Llegada a la Cabaña de Gelès (foto de los entrenamientos)
El control aquí está mejor organizado (están en una cabaña junto con sus comodidades); ya nos tienen localizados por los dorsales porque sólo quedamos nosotros ... bueno y Markus que ya le han visto la luz de la frontal muy cerca.

Tomamos, ahora sí, el camino correcto y nos dirigimos hacia el control de Artiga de Lin, sabiendo lo que nos espera por delante.

Efectivamente, el descenso hacia el Val dera Artiga por el Barranc de Montpius está bastante embarrado por las lluvias de los últimos días y los resbalones están a la orden del día ... no hay prisa y todo pasará; esa es la filosofía que hay que aplicar en una carrera tan larga ¡¡No hay mal que 100 años dure!!

Paco, el sevillano, no lleva bastones y es quién peor lo pasa; también algún problema con la frontal le hace ir casi a oscuras, tratando de apoyarse en la luz de los compañeros.

Volvemos a oír el rumor del río y recordamos el recorrido del entrenamiento ... el paso del puente y la carretera están cerca.

Rio Joèu
Llegamos a la carretera de acceso al refugio de la Artiga de Lin; una furgoneta se detiene para preguntarnos cómo vamos. Son los corredores escoba que más tarde se unirán a nosotros en el Vado del Hospital y nos acompañarán hasta Benasque.

Llegamos a la Cabaña-Refugio de Artiga de Lin donde pararemos para tomar las últimas viandas sólidas y reponer fuerza con una coca-cola por gentileza de Paco, el sevillano. ¡¡Ya está hecho!!

10.- Tramo Artiga de Lin-Pto. de la Picada (4,9 km):

Fue clave, como luego pudimos comprobar, esa parada (casi 30') para reponer fuerzas. En la cabaña se encontraban 2 corredores en un mal estado; creo que ya habían abandonado porque no les volvimos a ver.

Refugio de Artina de Lin (foto de los entrenamientos)
Este tramo que vamos a iniciar es muy temido por los corredores por su largo desnivel (1.000 m.); sinceramente, a mi me pareció hasta agradable porque (y en esos momentos lo pensaba) era la última subida ¡¡Iluso!!

Nuestra experiencia en el entrenamiento nos ayuda a tomar correctamente el camino y con el buen ritmo que va imponiendo Paco comenzamos a ascender. En un poco más de 2 horas haremos ese camino de noche, hacia el amanecer y la vista maravillosa de Las Maladetas con que nos brindará el Puerto de la Picada, entrada a la Comunidad Aragonesa.

Las aguas recogidas por el terreno en los últimos días ha hecho que algunas zonas del camino se hayan convertido en zonas arcillosas de alfarero ... ¿para qué queremos zapatillas ligeras en este terreno?

Sin prácticamente parar, seguimos el ascenso con el buen ritmo de Paco que se ha recuperado espectacularmente en estos últimos tramos de la carrera. Varias veces nos cruzamos con el alemán-catalán que no ha parado en el chalet-refugio.

El grupo de los sevillanos no hace nada más que preguntar ¿dónde se encuentra el Puerto? Tranquilos, muchachos todo llega .... el cansancio ya hace mella en la moral.

El Clòts de Lunfern, collado anterior al Puerto de la Picada, ya se divisa cerca ... ¡¡Ya está hecho!!

Una chica que me pesó la mochila en el control de salida de Benasque me dijo que estaría aquí de control ... tengo ganas de poder decirla ¡¡Ya estoy aquí!!

Unos metros más y el Puerto de la Picada (2.477 m.), segundo techo más alto de la prueba. Saludo a mi amiga y esperamos al grupo de los sevillanos que se nos han quedado un poquito atrás.

Llegando al Puerto de la Picada con niebla (2.477 m.)
Ahora sólo queda bajar ¿o no? Ya iremos viendo.

11.- Tramo Puerto de la Picada-Vado del Hospital (6,7 km.):

Amanece y vemos por segunda vez Las Maladetas y el patriarca del Pirineo, el Aneto. El descenso es cómo y hasta trotamos .... vamos atajando en algunas zonas (en otras hasta nos pasamos y tenemos que dar un pequeño rodeo) pero nos sentimos bien .... bueno excepto Paco, el sevillano que está muy cansado.

Las Maladetas desde el Puerto de la Picada; a la izquierda el Aneto
Esta vez he cogido perfectamente el GR al final del largo descenso desde el Puerto, evitando la vuelta que me di el día del entrenamiento por esta zona, hace 2 semanas.

Con tranquilidad, por la seguridad de ir con tiempo y tener lo más importante del trabajo hecho, nos dirigimos hacia el Vado del Hospital.

Algunos nos hemos ido quedando sin agua; la cercanía del control nos hace no pasar por la fuente del Hospital de Benasque y dirigirnos, por las palancas, hacia el Vado.

Son casi las 9 de la mañana del domingo cuando pasamos por el control del Vado. El rutómetro de la prueba establece el límite en este punto a las 10:00 horas del domingo. Las algo más de 2 horas que siempre hemos sacado al límite máximo se han diluido en estos últimos tramos.

Paco, Aurelio, Paco, J. Antonio y Diego (foto tomada por la gente de la ambulancia del control)
Tramo 12 Vado del Hospital-Baños de Benasque (3,4 km.):

¡¡La sorpresa de la jornada!! Como dirían los antiguos: José Antonio, hasta el rabo todo es toro.

Descansamos en el control del Vado, nos sacamos unas fotos con la excelente gente del control (ambulancieros, bomberos y gente de la organización), nos tomamos un caldo (que a esas horas se agradeció) y al último tramo .... todo de bajada ... bueno eso era lo que pensábamos.

El camino comienza con el ligero ascenso hacía el camino viejo de las poblaciones de la zona (unía el Hospital con los Baños y Benasque). Lo que parecía que no debía subir mucho, nos mete otros 300 metros de desnivel positivo, lo que nos induce a pensar que habrá que bajarlos en algún momento.

La marcha cada vez se hace más penosa; al cansancio ya muy acosado por el grupo se une la desesperación de lo que nos viene por delante; sube y baja constante por camino bien trazado pero nada cómodo.

Al grupo se nos ha unido Markus y los corredores escoba; ya no hay nadie más en carrera y cuando lleguemos nosotros terminará su trabajo.

Un paso por una pedrera nos lleva hasta las casas de Baños de Benasque, donde está situado el deseado control; tal vez, el más deseado por, ahora sí, todo será descenso o, al menos, llaneo, exceptuando el paso ya conocido desde Senarta por el Embalse de Paso Nuevo.

12.- Tramo Baños de Benasque-Senarta (4,4 km.)

Ahora sí ya tenemos todos la sensación del éxito del Finisher. Los escoba nos animan a trotar (para trote estamos) pero están haciendo su trabajo.

Como luego podremos saber, los corredores-escoba están en contacto por radio con la organización y tratan de que entremos antes de la entrega de premios, prevista para las 13:00 horas del domingo; ahí, ahí estaremos.

Desde la carretera que sube hasta los Baños, descendemos trotando hacia el desvío del GR T-46 que se unirá, en el control de Senarta, al GR-11 que nos llevará hasta Benasque.

El camino es cómodo, exceptuando algunas zonas estrechas y con bastantes piedras, que nuestros maltrechos pies notan cada vez más.

Llegamos al control de Senarta y continuamos. Ha sido la última vez que pasaremos el chip de la carrera por los dispositivos de control antes de la llegada a meta.

En el control de Senarta, Km. 88,5 de carrera, La cara lo dice todo
Durante estos tramos he dosificado el agua pero me gustaría poder llevar algo más. No paro ni para quitarme la ropa, aunque el calor del valle se hace notar.

Tramo final Senarta-Meta de Benasque (6,5 km):

El tramo con más sentimiento de la carrera. No me voy a repetir porque ya está comentado. Es el momento de recordar todo lo que me ha permitido estar en ese momento y quienes lo han hecho posible.

La ligera subida cercana al Embalse de Paso Nuevo me permite trotar; sí, he dicho bien, trotar. Sinceramente, me encuentro con fuerza pero no es el momento de lanzar la carrera.

Hemos acordado que pasaremos la meta juntos y así lo haremos. Los escobas nos animan a entrar trotando en Benasque. Les jugamos una pequeña broma: o la organización nos subvenciona o al entrar en Benasque nos paramos en el primer bar a tomar una cervecita y llegamos a la meta 5' antes de las 14:00, cierre del control (ja, ja, ja). Unas risas y decimos ser "buenos"

Llegamos al camino paralelo a la carretera, a la altura del desvío a Cerles, y comienza el ESPECTÁCULO.

Un cámara de la organización nos entrevista mientras caminamos-trotamos (¡¡con los medios de comunicación por testigos hay que aparentar!!). A la pregunta de qué le incluiría yo a la carrera, le contesto que una subida a Cerler (me rio y el cámara se da cuenta que no he perdido el sentido del humor después de 93 km.)

Ya divisamos la entrada a la calle principal de Benasque y vemos a los primeros espectadores que nos animarán durante el recorrido ¡¡glorioso recorrido de los últimos!! Son Manel, Isa, María José y Gabriel que se han acercado para animarnos. ¡¡Qué alegría!! Nos fundimos en un abrazo y descienden por las calles con nosotros. ¡¡La gloria de los últimos!!

Qué buena gente la de Benasque ... animándonos desde los balcones, desde las terrazas, en la calle y entrada en meta.

El speaker del evento diciendo nuestro dorsal y nuestro nombre ... ¡¡llevan 28 horas y 22 minutos!! Luego la entrevista y la dedicación a Lola .... y la alegría de ser finisher gracias a mis amigos.

Los amigos del Club Los Lentos de Torreblanca han puesto en YouTube algunos vídeos. Aquí os dejo los links:

http://www.youtube.com/watch?v=hge1w4IKLhQ

http://www.youtube.com/watch?v=_udY33qGzSw

Además, el grupo de ambulancia que estuvo en el Vado también ha hecho un video donde nos muestran a los últimos:

http://www.youtube.com/watch?v=fPRNhweKVA8

Saludos,
José Antonio.

1 comentario:

  1. Enhorabuena Jose Antonio, por la carrera y por el relato. Nos vemos en Cuerda Larga!!

    ResponderEliminar