domingo, 16 de octubre de 2011

XXIV Cross de Cuerda Larga

Por el skyline madrileño
Navacerrada, 16 de octubre de 2011

Ya sabemos que cada uno tiene sus preferencias .... bendita diversidad. Llevo poco tiempo en esto de los andares-correrías por la serranía pero siempre tenía una fijación .... mi carrera ..... la preferida .... el Cross de Cuerda Larga.

Muchas son las razones para desear esta participación como algo obsesivo: ser una de las veteranas en el calendario de carreras madrileño, las veces que he recorrido Cuerda Larga, la imposibilidad de correr el año pasado por una lesión .... en fin, que parece que era el momento.

Saliendo de una lesión, francamente muy recuperado por Raúl Ruiz, mi "fisio de cabecera", y con un vendaje especial (pseudo-tendón) para evitar que la recuperación del tendón de Aquiles adopte el camino de los cangrejos, hago una buena preparación los días anteriores: desayuno similar al día de carrera, trote el día anterior con horario similar al de la prueba, recorrido el fin de semana anterior con la misma distancia .... todo lo que hay que hacer, excepto revisar el terreno porque, en mi caso, me lo conozco como el pasillo de casa.

Para los que no conozcan Cuerda Larga, es esa maravillosa cadena de montañas que se dibuja al norte de la villa de Madrid ... su verdadero y natural skyline.
Permitirme que incluya una referencia a esta parte de la sierra madrileña extraído del libro Excursiones al Guadarrama, tomo I, escrito por José Fernández Zabala (sí, el del famoso refugio Zabala de Peñalara), cofundador de nuestra sociedad; la cita, del artículo-prólogo, dice así:

".... la Sierra que por su cercanía á la capital de España es casi una sierra cortesana; desde la corte vemos sus picos refulgir en el invierno, azulear en el estío; vemos su crestería, y, sin embargo, hasta los nombres de aquellas crestas son desconocidos por los cortesanos ....."

Bueno, pues es una buena oportunidad para conocer esos nombres mediante el vuelo de esta crónica del Cross.
en la salida con Eugenio y Ricardo ... luego, ni les vería
La salida se realiza en el Puerto de la Morcuera (1.777 m.) a la hora prevista (9:30); antes me ha dado tiempo a saludar a los múltiples cosocios de la sociedad que nos hemos apuntado a esta extraordinaria y bien organizada prueba, gracias a los amigos Nacho Cañizares y Yolanda .... y a múltiples amigos que siempre les echan una mano. Luis y Miriam (y Gea) vuelven a repetir como corredores-escoba ... vaya paliza que se están dando en estas últimas competiciones.

Ascendiendo hacia la Najarra

Nada mas empezar comienza la subida a través del PR-M-11 hacia la primera cumbre, La Najarra (2.123 m.). El desnivel medio de esta zona es de 22,7 % en 1,41 km. y con un desnivel de 320 m. .... sinceramente, te pone "a ritmo"

Atasco en los primeros metros de la prueba ... hasta en la montaña
La llegada al control se alegra con la presencia de un fenómeno de las carreras por montaña (Samuel) y del esquí de travesía (Jesús) ... ahora ya comienzo lo bueno con un terreno más favorable para la carrera y para el ritmo cardíaco.

El leve descenso hacia el antiguo refugio de la Najarra, nos lleva a una zona de rocas en la cota 1.976 m. que enlaza con el camino que se toma desde el puerto para evitar la subida a la Najarra.

Nos dirigimos hacia la segunda cumbre de la jornada, Los Bailanderos (2.133 m.), cuyo nombre proviene de la inestabilidad de los bloques de piedra que se dispersan por la zona. Estamos en el km. 4,78 y las sensaciones son positivas. Me ha pasado mucha gente pero cada uno lleva su propia carrera. El vendaje del "pseudo-tendón" que tengo en la zona intermedia del pie me ha molestado en el paso por los bloques y paro un momento para buscar una mejor posición del pie en la zapatilla ... un corredor se interesa por mí ... así son las carreras por montaña ... lo primero, la seguridad de los compañeros.

Descendemos hacia el Collado de la Peña de los Lobos (2.051 m.) en el km. 5,41 y a nuestra izquierda se comienza a distinguir el cordal que cierra La Pedriza y lo separa del Hueco de San Blas, que tan malos recuerdos me trae por los padecimientos en las 2 pruebas del GTP.

Volvemos a ascender hacia la tercera cumbre, Asómate de Hoyos (2.242 m.), con un suave trote combinado por una buena marcha andando. Estamos en el km. 6,64 de la prueba y llevo un tiempo de 1h 19' .... comienzas los cálculos: en 2h. en Cabezas; si es así, puedo estar en torno a las 3 h. y algo en meta ... ¡¡ ni me lo creo !! Vuelvo a la realidad .... hay que seguir avanzando .... hay que mantener el ritmo .... el tendón sigue en su sitio y sin molestar.

La siguiente cumbre, prácticamente sin desnivel, es Navahondilla (2.234 m.) a escasos 380 m. de la anterior tachuela del recorrido. Viene otro descenso hacía el Collado de la Zorra (2.177 m.) antes de entrar en un falso llano, denominado Loma de Pandasco (entre los 2.198 m. y los 2.243 m.), de cerca de 1,36 km.

Llegamos al Collado de la Peña de los Vaqueros (2.222 m.), justo en la mitad del recorrido, y en breve ascendemos hacia la Peña de los Vaqueros (2.233 m.), pasando por un pequeño collado que nos deposita en el segundo gran desnivel positivo de la jornada, el ascenso a Cabeza de Hierro Mayor (2.381 m.) y techo de la prueba.

Aplico los consejos de hidratarme con cierta frecuencia y tomo un gel antes del comienzo del descenso hacia el collado; el objetivo es que el cuerpo pueda asimilar esta nueva dosis de potencia antes del ascenso.

Esta subida pone a cada uno en su sitio .... aquellos corredores que vienen del "asfalto" comienzan a padecer los fuertes desniveles (positivos y negativos); son 700 m. de distancia, con un desnivel medio del 20,9 % y 148 metros positivos y explosivos.

El control se ha puesto unos metros antes de la cumbre y lo componen los amigos Nacho Fermín y su mujer ... sus ánimos y mirar al reloj y ver que estoy en 2h 4' y, lo más importante, sin enterarme del tendón, me hace acelerar y comenzar la última parte de la prueba pensando en mi "éxito" .... estar en torno a las 3 horas.

Esta parte del recorrido lo realizo con algunos de mis "maestros" (Paco, Rafa) ... les voy viendo periódicamente (más en las subidas que en las bajadas) ... esto me motiva aunque luego lo pagaré en los últimos kilómetros ... pero volvamos a la carrera.

El descenso al collado de Las Cabezas  (2.328 m.) es rápido y ya estamos preparados para el ascenso a su hermana, Cabeza de Hierro Menor (2.381 m.), con una trepadita técnica repleta de montañeros que se dirigen hacia la mayor de las cabezas, lo que nos hace perder algo de tiempo .... don't worry

Esta parte muy conocida y entrenada me permite adelantar posiciones ... pero hay que asegurar porque los saltos entre los bloques puede provocar graves lesiones si pierdes el equilibrio. En poco menos de 10' estoy en el Collado de Valdemartín (2.153 m.) y acometo el ascenso hacia el último gran desnivel de la jornada.

Vuelvo a ver cercano a Paco y trato de acercarme a él porque será una buena referencia en el último tramo ... está fuerte y me lo pone difícil .... es un gran competidor .... a Rafa ni le veo ya (y eso que decía que venía "flojillo")

La antena de la caseta de Valdemartín (2.282 m.) es la referencia en la zona .... su cercanía me anima a dar lo máximo que llevo dentro ... sé que llegado a ese punto casí todo estará hecho. Marco un tiempo de 2h. 37' y es el momento de un segundo "tentenpié" y de apretarme las zapatillas .... eso me impedirá coger a Paco.

El descenso hacia el Collado de las Guarramillas (2.159 m.) lo hago a todo lo que puedo, adelantando a algunos corredores ya muy cansados y acometo el leve ascenso hacía Las Guarramillas; cerca de las pistas de esquí de Valdesquí se ha establecido un control de avituallamiento que aprovecho para beber algo de agua y saludar a Gloría Minguito. Ya se ven las antenas de Bola del Mundo (Alto de las Guarramillas, 2.262 m.) y en la zona superior se ha puesto un pequeño control de apoyo con la presencia de Horacio.

Veo al equipo de los Bomberos de la unidad de Montaña atendiendo a un corredor ... buena gente que junto a la unidad de la Guardía Civil de Montaña han cuidado de nosotros durante todo el recorrido ... gracias amigos.

Ahora a trotar por la pista que desciende hacia el bar (2.179 m.) de la estación de esquí de Navacerrada .... los curiosos, que suben aprovechando el telesilla, animan .... a su modo.

El trazado de descenso se ha marcado por la pista de esquí denominada "Pala Montañeros", más asequible técnicamente que el descenso directo marcado en el Cross Tres Refugios .... bueno es la decisión del organizador. Aquí doy todo lo que me queda ... que no es mucho. Marco el ritmo a algún corredor que nota que seguirme le permitirá arañar algo de tiempo .... algunos corredores se tienen que parar en medio del descenso por el fuerte dolor en los cuadriceps ... yo voy fenomenal y la cercanía de la meta me anima.

Es el momento para las emociones ... prefiero ahora que en meta. Me acuerdo de aquellos ausentes y de los malos momentos.

Al llegar a la parte final de la pista oigo unas voces conocidas .... ¡¡vamos papá!! ¡¡ánimo José que ya está!!

Son Yaiza y Javier que se han acercado para acompañarme en el último tramo .... bueno, en realidad sólo puede seguirme Yaiza hasta meta.

Antonio guarda, como ya es habitual, el paso de cebra del Puerto dando prioridad a los corredores sobre la larga fila de coches que en esos momentos están llegando a Navacerrada. El trazado de la prueba va paralelo a la carretera hacia el Albergue del Club, unos metros más abajo del Puerto (1.858 m.)


entrando en meta con Yaiza
Finalmente, marco un tiempo oficial de 3h 12' 53" en la posición 285 .... y diréis ¿pués no es para tirar cohetes? bueno, pero es mi record.

Una limpieza en las instalaciones del club, cambio de ropa, saludos a los compañeros y amigos .... y a celebrarlo con el "equipo de seguidores" que, hoy sí, me han acompañado (Cristina, Paloma, Vicenta, Yaiza, Javier ... y mi pasión, Lola)


Yaiza ... la que más cree en mí

el equipo de "apoyo"
Si eres corredor de "asfalto" y quieres tener una primera experiencia en las carreras por montaña, apúntate a esta prueba .... te divertirás y disfrutarás de la naturaleza; eso sí, no hay marcha atrás ... si comienzas, tienes que terminar porque no hay salida intermedia .... y la compañia está asegurada

un domingo en la sierra
Saludos,
José Antonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario