martes, 1 de noviembre de 2011

Vuelta a Peñalara

We're the sunlight is shining through cloud
Los Cotos de El Paular, 1 de noviembre de 2011

Después de unos días recuperándome de un fuerte resfriado, lo que me ha venido fenomenal para el proceso de recuperación del tendón de Aquiles, me apetecía volver a Peñalara y dar una vuelta .... nunca mejor dicho, en lo que ya se ha convertido en mis escenario favoritos de entrenamiento para comprobar mi estado.

La meteo promete algo de lluvia, viento del sur y muchas posibilidades de no ver el sol .... de ahí el título que he buscado para esta entrada (es el 4º corte del álbum The Millennium Bell, de Mike Oldfield)

el Sol tratando de abrirse un hueco entre las nubes en el Risco de Los Pájaros, Peñalara

Hay que entrenar ... hay que meter metros al cuerpo ... la meteo no debe imponerse .... hay que trabajar para obtener resultados.
La vuelta a Peñalara me gusta hacerla en sentido contrario a las agujas del reloj; esto es: desde el aparcamiento dirigirme hacia la Laguna Grande, tomar el desvío hacia la Laguna de los Pájaros, ascender a los Riscos (Pájaros y Claveles), cumbre de Peñalara y descenso por las antiguas pistas desde Dos Hermanas al punto de partida.

He contado más de una vez esta travesía y para no cansar al lector, hoy describo las sensaciones de la jornada y alguna que otra anécdota acontecida.

Perfil de la etapa y grado de desnivel
Entrenar por este paraje, sin prácticamente gente cuando la climatología no es benigna, es un verdadero placer y lujo. Tiene de todo: amplias zonas donde apretar, cambios de desnivel que permiten recuperar el ritmo cardíaco, la belleza del paraje por donde transcurre el camino, el suave terreno en la zona de las Lagunillas, los pasos delicados en la zona somital de los Riscos ... en fin, la belleza de las carreras por montaña.

Prácticamente no me he cruzado con nadie hasta casi acercarme a la Laguna de los Pájaros donde un grupo de senderistas me ha preguntado que cómo estaría la parte superior ... mi recomendación ha sido que se lo pensasen .. es una decisión que deben tomar y asumir ellos.

A buen ritmo, mejor que en ocasiones anteriores, comprobado periódicamente en zonas conocidas recordando los tiempos parciales, encaro la subida al Risco de los Pájaros. Me encuentro con 3 corredores cuya indumentaria me hace pensar que están entrenado.

Al preguntarles el motivo de su entrenamiento me comentan que están preparando la prueba del Everest Trail Race (más información en la página oficial de la prueba: http://everesttrailrace.com/) Pertenecen al grupo Los Hurones y uno de ellos tuvo un grave incidente en el Cross de Cuerda Larga, con un corte profundo en la mano que estuvo a punto de afectarle a los tendones. Comento con ellos que dos amigos, y consocios de la RSEA Peñalara, participarán en esa prueba son Luis Luisete Alonso y Mauro Rey. Les deseo suerte y, porque no, me embarga un sentimiento de sana envidia por ellos al visitar ese lugar mágico en una carrera por montaña ... un sueño a realizar para el 2000 y pico (ya he perdido la cuenta de hasta que año tengo planes)

al mal tiempo .... buen cara
Sigo hacia la cumbre, un tragito de agua (el tentenpié lo dejo para el aparcamiento), me pongo el chubasquero y me lanzo hacia el Puerto de Cotos.

En esta parte, el camino habitual de los senderistas, me encuentro a más personas; no obstante, no es un día de los más masificados en la zona.

Es un buen momento para ir deleitándome del buen momento en que me encuentro ... el soleo no me da problemas, el tendón tampoco, una ligera sensación de pinchazos en la espinilla (residuos de mi viejo problema con el periostio tibial) ... doy pena. Esto de llegar un poco mayor a estos excesos ... pues eso.

Al llegar a la Hermana Menor siempre tomo el camino de las antiguas pistas de esquí que me permite acortar el largo camino sinuoso por donde está trazado el tránsito de las personas.

Hoy, en el último de los cortes del camino principal cerca del desvío hacia el Refugio Zabala, decido tomar una pequeña senda que veo a mi derecha, hacia el oeste. Según avanzo me doy cuenta que estoy desviándome del camino normal pero voy por una senda bien marcada; de hecho, en algunas partes hay un poste de señalización del parque lo que me confirma que es camino reconocido.

Me pongo a pensar .... y ¿será la famosa senda de abastecimiento del Batallón Alpino Madrileño? Pues, efectivamente, cuando llego a las cercanías del chalet-refugio del Club Alpino confirmo que es esa famosa y poco transitada senda, lo que me llena de satisfacción porque había oído hablar de ella y nunca había tratado de localizar su ubicación.

Pasado el Club Alpino vuelvo al camino principal que, en breve tiempo, termina en Venta Marcelino dando por terminado el entrenamiento. Paro el crono y .... 2 horas 0' 43" ¡¡ Fenomenal !! Sin la parada con Los Hurones, un poco más de rapidez en el paso por Claveles (hoy con la humedad en las piedras estaba más que delicado) y confianza del camino ya conocido le podía haber bajado otros 5' o un poco más.

Las sensaciones hoy han sido muy positivas: verdadera ruta circular, buena temperatura, sin problemas en los pasos delicados de las cumbres.

Saludos,
José Antonio

No hay comentarios:

Publicar un comentario